Ofrece Camerata concierto de contrastes

Fue el quinto de la temporada y se desarrolló en el Teatro Nazas. La dirección fue a cargo de Jesús Medina, con la intervención del violinista Abderrahman Anzaldúa y el concertino Ismael Estevané.
El programa abrió telón con la Obertura a Lucio Silla de Mozart, que en estructura y estilo trata de una sinfonía miniatura en tres movimientos.
El programa abrió telón con la Obertura a Lucio Silla de Mozart, que en estructura y estilo trata de una sinfonía miniatura en tres movimientos. (Aldo Cháirez)

Torreón, Coahuila

Bajo la dirección del maestro Jesús Medina y con la destacada intervención de los solistas: el violinista Abderrahman Anzaldúa y el concertino Ismael Estevané, La Camerata de Coahuila realizó su quinto concierto de temporada en el Teatro Nazas.

Como bien lo dijo el director invitado Jesús Medina, el concierto contó con interesantes contrastes en la obra, por un lado la sofisticación del compositor Mozart y por otra parte dos obras francesas del siglo XX, muy frescas y divertidas.

En la segunda parte, las dos obras francesas del siglo XX: "Divertissement" de Jacques Ibert y "El buey sobre el Tejado" de Darius Milhaud, se mostraron de un espíritu vivo, alegre,  animado y hasta cómico.

El programa abrió telón con la Obertura a Lucio Silla de Mozart, que en estructura y estilo trata de una sinfonía miniatura en tres movimientos.  La primera parte de una pequeña sonata proclamada por la orquesta completa, el movimiento central es un melodioso pasaje escrito para oboes y cuerdas siguiendo el modelo de la sonatina,  mientras que el final de un vivaz rondó.

Acto seguido,  los solistas Anzaldúa y Estevané, interpretaron el Concertone para 2 violines de Mozart, este concierto largo orquestado para pares de oboes,  fagotes, cornos y trompetas,  timbales y cuerdas, incluye además de las partes para los violines solistas destacadas intervenciones del cello principal y el primer oboe. 

Obra que pertenece a un período de rápido crecimiento en la imaginación compositiva de Mozart y en el evento una muestra de la seguridad técnica alcanzada por parte de los solistas que la interpretaron.

En la segunda parte, las dos obras francesas del siglo XX: "Divertissement" de Jacques Ibert y "El buey sobre el Tejado" de Darius Milhaud, se mostraron de un espíritu vivo, alegre,  animado y hasta cómico y de un muy agradable escuchar.