‘Música que Gira’ llegó a Senderos

La Camerata de Coahuila se presentó a las 19:30, como parte del programa que ha llevado a los talentosos interpretes a colonias como Las Carolinas o La Moderna.  
El clima muy fresco, no impidió que poco a poco fueran llegando las personas.
El clima muy fresco, no impidió que poco a poco fueran llegando las personas. (Cecilia Rojas )

Torreón, Coahuila

Desde temprano se fue acotando la llamada rotonda del fraccionamiento Senderos de Torreón, para ir acomodando un escenario, sillas y equipo de audio para un concierto de la Camerata de Coahuila.

La cita era a las 19:30, el clima muy fresco, no impidió que poco a poco fueran llegando las personas, aunque los músicos se veían algo nerviosos, ya que el frío no favorece a los instrumentos.

Los aplausos no se hacían esperar entre cada una de las piezas que se presentaron.

Sin embargo, fieles a su encomienda musical, los integrantes de la Camerata, encabezados por el maestro Ramón Shade, comenzaron a afinar y a entrar en calor.

El concierto es parte del programa llamado "Música que Gira" y que ha llevado a estos talentosos intérpretes, a estar en colonias como Las Carolinas o La Moderna.

Tras subir a dirigir a sus músicos, y comenzar a interpretar la Suite Carmen de Georges Bizet, el sonido comenzó a fallar, solicitando el Director que se solucionara el problema.

Luego de este incidente, comenzó la fiesta con un programa bastante variado. Tras revivir a Bizet en la rotonda, siguió el turno a Georg Friedrich Handel, con el Concierto para Viola en Si menor, tocado por Santiago Méndez-Vigatá Romero.

Los aplausos no se hacían esperar entre cada una de las piezas que se presentaron. Algunos asistentes se manifestaron contentos de contar con la presencia de la Camerata, una parte muy importante ya de la identidad lagunera.

Para concluir, se tocó Rayos y Centellas de Johann Strauss Jr.

Se puso exótica la noche con la pieza Marcha Egipcia, del maestro Johann Strauss Jr. De Josep Strauss, también como para bailar, la Polka Fiesta del Fuego.

Una de las pocas piezas donde el solista es el percusionista, en este caso el maestro Ricardo Jáuregui, es El Mecanógrafo, de Leroy Anderson. Así mismo, el instrumento es muy peculiar: una máquina de escribir.

En particular, El Mecanógrafo es una pieza musical bastante dinámica, representativa del siglo XX y su desarrollo intenso en todos los rubros. El autor al ser estadounidense, sin dudas estaba imbuido en estos procesos de cambio. Y el aplauso unánime fue para todos los músicos.

Para concluir, se tocó Rayos y Centellas, también de Johann Strauss Jr. Los asistentes disfrutaron de este acercamiento y la Camerata agradeció su presencia, aunque la gratitud fue recíproca.