Cambian paradigma del arte moderno

La educación en el Arte y los profesores deben sensibilizar a sus alumnos sobre la gran variedad de niveles de interpretación existentes.

Toluca

En la actualidad, no se espera que el Arte responda a ser bello u objetual, ahora el dibujo, por ejemplo, puede o no estar hecho de líneas, el grabado pasar por una prensa y la pintura contener pigmentos en su ejecución, lo cual rompió los paradigmas con los que el Arte creció en la modernidad.

Así lo advirtieron los académicos de la Universidad Autónoma del Estado de México, Cynthia Ortega Salgado y Álvaro Villalobos Herrera, quienes refirieron que el Arte no se adapta a la enseñanza tradicional y lo que en un momento se promulgaba mediante ella, quedó rebasado desde hace tiempo.

Al hablar de las claves contemporáneas en la evaluación de la educación artística, los especialistas de la Facultad de Artes de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMex) señalaron que para entender la educación en el Arte se deben considerar las diferencias entre dos periodos: la modernidad y la posmodernidad.

Abundaron que en la posmodernidad no necesariamente hay una experiencia estética, es decir, no se busca el ideal de belleza, ni la pura expresión del artista como ser sublime y sensible.

Lo anterior, puntualizaron, por lo menos compromete una intención de decir y ser el reflejo de un tiempo que echa mano del pasado y que no cree en el futuro como un tiempo mejor, sino que usa el presente como engrane reflexivo entre el antes y el después.

Ortega Salgado y Villalobos Herrera explicaron que el conflicto, como clave posmoderna para la educación, es el responsable de cuestionar las creencias y sacarlas del estado de confort y de alivio que brindan los pensamientos habituales.

En este sentido, concluyeron, la educación en el Arte y los profesores de Arte deben sensibilizar a sus alumnos sobre la gran variedad de niveles de interpretación existentes, de los constantes cambios e influencias a los que está sujeto el entendimiento y del hecho de que esta flexibilidad del conocimiento resulta vital para la formación de un pensamiento creativo.