Buscan reeditar libro sobre haciendas pulqueras de Hidalgo

El esfuerzo por hacer del maguey y el pulque un tema de interés nacional, emprendido por investigadores y hacendados, puso sobre la mesa la reedición del libro publicado por la Universidad ...
Fachada hacienda pulquera en Tepeapulco
Fachada hacienda pulquera en Tepeapulco (Archivo )

Pachuca

Se buscará una reedición y distribución del libro Las haciendas pulqueras de Hidalgo, de Antonio Lorenzo Monterrubio, pues se considera de utilidad para la revalorización de la bebida tradicional de los mexicanos.

El esfuerzo por hacer del maguey y el pulque un tema de interés nacional, emprendido por investigadores y hacendados, puso sobre la mesa la reedición del libro publicado por la Universidad Nacional Autónoma de México en 2007, un compendio de nombre y ubicaciones, datos de producción y descripción de una arquitectura singular y característica del Altiplano central.

En el libro se replantean las acciones prioritarias de restauración, al constatar la vigencia de este género arquitectónico, y se hace énfasis en lo urgente de rescatar esta tradición.

"Las haciendas pulqueras son un importante legado histórico, cultural y arquitectónico de México, deben ser objeto de una revaloración con el fin de ofrecer un acercamiento justo y equilibrado a este tipo de patrimonios; esto con el propósito de aportar elementos de fortalecimiento de la identidad cultural, aumentar el repertorio de nuestro conocimiento acerca de la arquitectura mexicana y hacer patente sus potencialidades dentro de la dinámica socioeconómica contemporánea", comenta su autor.

En el texto se hace énfasis en la riqueza económica que dio a la zona la existencia de estas haciendas desde finales del siglo diecinueve, y cómo el gusto por el pulque decayó, así como la crisis actual en el cultivo de maguey, planta endémica amenazada por la extinción.

"Un postulado que tiene este libro es la posibilidad que tienen las haciendas para cubrir varias expectativas funcionales de la sociedad contemporánea, formando una plena correspondencia entre la realidad arquitectónica de los conjuntos hacendarios y los reclamos actuales. La sentencia expresada varias veces acerca de la necesidad de que el monumento se gane la vida, es socialmente correcta."