Buscan un bienestar ecológico en cerca de diez templos de la ZMG

Se trata de un sistema de ahorro de energía que requiere de una fuerte inversión inicial. Sin embargo una vez instalado, quienes pagaban 4 mil pesos, llegan a pagar 43 pesos
Desde hace dos años varios templos de Guadalajara han comenzado a instalar paneles solares para ahorrar energía eléctrica en pro de buscar cierta autosustentabilidad
Desde hace dos años varios templos de Guadalajara han comenzado a instalar paneles solares para ahorrar energía eléctrica en pro de buscar cierta autosustentabilidad (Cortesía)

Guadalajara

Desde hace dos años varios templos de Guadalajara han comenzado a instalar paneles solares para ahorrar energía eléctrica en pro de buscar cierta autosustentabilidad, comenta Eduardo Gómez Becerra, director del Museo de Arte Sacro de Guadalajara quien agrega que precisamente una idea que han comenzado a trabajar a partir de esta iniciativa que floreció en otras parroquias es que se le pueda dotar de un panel de este tipo a la propia Catedral Metropolitana y a varios de los templos del centro histórico.

“El funcionamiento es diferente al del calentador solar, el panel se compone de membranas que están formadas por fibras y que captan la luz solar. A través del inversor convierte esa energía en eléctrica. Por otro lado capta también la energía que viene de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), entonces se realiza  un intercambio. Al final se mide lo que yo entregué y lo que recibí y ahí es donde se establece una equivalencia”, señala Gómez Becerra.

“Los paneles no son los costosos, lo costoso es el inversor que es el aparato que recoge la luz de los paneles y la manda a la luz pública. Se conecta, es un convenio, y yo recibo la luz de afuera, es decir no es que yo trabaje con la luz que yo capto sino la luz se la entrega al gobierno a la CFE y yo recibo la comisión, entonces me descuentan lo que yo produje de luz”.

El sacerdote dice que cuando surgieron las primeras propuestas por parte de feligreses que en un principio querían donar estos aparatos o hacer una propuesta comercial favorable a los templos, “nuestra respuesta fue un no. Sin embargo poco a poco vimos que había experiencias favorables en Europa, y vimos que podía funcionar bien”, dice Gómez Becerra y añade que fue así como varios templos se fueron sumando a la iniciativa: La Preciosa sangre de Cristo, el Expiatorio, Santa Clara. Conforme se vivió la experiencia en cada uno de estos recintos dice el padre que la información de cómo funcionan dichos paneles y sus beneficios se fue conociendo mejor al interior de la Arquidiócesis.

“Fueron conmigo hace unos tres años y nos presentaron el proyecto, pero después llegó una empresa española que es la que más seriedad ha presentado”, rememora el sacerdote, quien comenta que en estos casos la inversión  inicial siempre es cuantiosa, sin embargo, una vez que se tiene en lugar de  pagar 4 mil pesos el mes, algunos templos con paneles  están pagando  hasta 43 pesos, pero el inversor viene costando como 150 mil pesos y ya junto con el equipamiento de los paneles sale como de 200 mil pesos, subraya.

Gómez Becerra dice que no hay un plan de parte de la Arquidiócesis para imponer que todos los templos sigan esta misma ruta ecológica, “podemos decir que todos deben de tener por los beneficios pero no se puede obligar porque no todos los templos tienen el dinero para realizar este tipo de gastos. Tambien tiene que ver con los costos, porque no todos los templos gastan la misma luz”, dice el  sacerdote.

Actualmente son alrededor de diez templos en toda la Zona Metropolitana de Guadalajara que cuentan con este tipo de paneles, no se sabe exactamente cuáles han sido donaciones o financiados por las propias iglesias.