Brilla arquitectura bioclimática de Jalisco en Bellas Artes

Los despachos SPRB y Rizo forman parte de una retrospectiva nacional organizada por la UNAM, sin un antecedente igual en los últimos 30 años.

Guadalajara

Carlos Rodríguez Bernal y Laura Sánchez Penichet son creadores de arquitectura bioclimática; se especializan en arquitectura del paisaje y sustentable a pequeña y gran escala. Juntos han desarrollado proyectos desde 2007 con la firma SPRB arquitectos como la famosa Casa RB que es uno de los iconos de su creación, misma que ha sido expuesta en diversas publicaciones como la revista Wallpaper y que es una de las obras que se integra a 21 Jóvenes arquitectos Mexicanos que se exhibe del 19 de febrero al 24 de mayo en el Museo Nacional de Arquitectura del Palacio de  Bellas Artes de la Ciudad de México.

 SPRB y el despacho de Elías Rizo son los únicos  consorcios jaliscienses que han sido incluidos en la muestra. SPRB trabaja todas las formas arquitectónicas desde restaurantes hasta parques y los arquitectos hablan acerca de su experiencia.

Carlos Rodríguez Bernal acepta que tienen el interés de trabajar en espacios abiertos, materiales vivos como son los suelos, la vegetación, el agua y la luz ambiental pero su sello lo ponen al agregar soluciones de confort bioclimático a sus proyectos. “No es otra cosa más que aplicar un cierto sentido común y un entendimiento del lugar y del momento que estás proyectando”, subraya.

 Los socios  de SPRB consideran que la arquitectura contemporánea trata acerca de proyectar atendiendo a las diferentes condicionantes que presenta cada sitio con los requerimientos del proyecto. Rodríguez Bernal asegura que para ellos “parece que la arquitectura bioclimática empieza poco a poco a darse cuenta que las soluciones siempre han estado en la arquitectura de siempre, incluso en la arquitectura vernácula”.

 Para adentrarse en su concepción, habría que echar un ojo a El Hotelito Desconocido que la firma erigió en la Costa Alegre.

Está hecho con sistemas constructivos tradicionales de la zona. Rodríguez Bernal explica que utilizaron palapas, colocadas sobre pilotes, el sitio se funda en un estero que está dentro de una laguna que da hacia el mar. Son edificaciones muy ligeras, abiertas hacia su entorno para estar ventiladas, muros esbeltos construidos con los materiales de la región. 

Pero su adaptabilidad en lenguajes arquitectónicos les permite ahora estar trabajando en la remodelación del edificio Vía Libertad que en el casco de los años 70 quedó en fuera de uso. “Este caso es una especie de reciclaje urbano con soluciones que ayudan a generar un microclima más confortable al interior de la torre con fachada nueva que permita ventilación y control de la iluminación del sol”, explica.

 La arquitecta de la fórmula habla también del fraccionamiento Bosques Vallarta que cumple con el imaginario proyectado a escala real, lo cual les deja una satisfacción especial. Lo mismo que la Casa RB “es un planteamiento que tiene todo lo que quisiste hacer cuando estudiaste arquitectura, ventanales de piso a techo que se adapta al terreno y tiene todos los elementos que nos definen. Se hizo una combinación híbrida con acero y madera con bioclimatismo e intenta meter todo el sol posible para calentar el lugar que está en Morelia donde hace mucho frío”, comenta.

 Actualmente SPRB trabaja en un parque cultural en Celaya, Guanajuato donde estará el Museo de los Niños donde llevan cerca de dos años trabajando. Por otro lado el arquitecto asegura que en su trayectoria todo ha sido fortuito y estimulante, para hablar de visión a futuro se delimita a las palabras de Mies Van der Rhoe, y responde “no quiero ser interesante, quiero ser buen arquitecto”. 

La retrospectiva en la que se incluye el trabajo de la firma SPRB arquitectos fue organizada por la facultad de arquitectura de la UNAM, con la curaduría de Gustavo López Padilla y Lucía de Sati. Después de varias pruebas realizadas desde 2012, finalmente ahora que se concreta incluye un panorama arquitectónico de lo que se ha hecho en el país en los últimos  50 años, comenta Rodríguez Bernal. 

También refiere que el mérito de la exposición es que la organiza la casa de estudios más importante de México, será itinerante y cuenta con un catálogo  editado por López Padilla.