Carecen hasta de cinta para etiquetar los libros

La biblioteca Pablo C. Moreno de Torreón fue inaugurada 1987 y cuenta con el mismo mobiliario de aquellos años. En la Magdalena Mondragón la encargada trajo su propio equipo de aire acondicionado.
Biblioteca dentro de unidad deportiva.
Biblioteca dentro de unidad deportiva. (Aldo Cháirez)

Torreón, Coahuila

Las bibliotecas de Torreón son un sector sensible, debido a la ausencia de presupuestos generales y a la falta de la puesta en marcha de proyectos a su beneficio.

Algunas lucen solitarias, se trata de centros culturales afectados por la parte de la titularidad municipal o regional.

Por lo que respecta a los servicios, que las bibliotecas del municipio prestan: se ha reducido el número y la calidad de la programación de actividades, así como del fomento de la lectura a la ciudadanía.

"No tenemos material para encuadernar los libros, ni para etiquetarlos, ni para el periódico mural”.

Milenio realizó un recorrido en dos de estas bibliotecas, una de ellas la Magdalena Mondragón, ubicada en la calzada Netzahualcóyotl y calzada J.F. Ealy Ortiz que se encuentra dentro de una caseta de vigilancia, la que aún conserva un copioso enrejado y se halla dentro de un espacio deportivo.

"Tenemos muchas necesidades, pero fue esta biblioteca la que hizo que comenzara a funcionar nuevamente la deportiva, sitio que estaba en manos de la delincuencia”, comentó la encargada del lugar.

Dijo que el personal que ahí elabora hace todo lo posible por mantener el recinto en buenas condiciones, todo para atraer a los jóvenes que por ahí pasan. El aparato de refrigeración fue traído por la actual responsable.

“El espacio es muy pequeño, es por eso que las actividades y los cursos los realizamos al exterior”, añadió.

Asimismo, en la biblioteca Magdalena Mondragón, a simple vista se nota una fachada afectada por el graffiti. “Parece una cárcel”, mencionaron un grupo de jóvenes que en ese momento acudieron al espacio deportivo.

Por otra parte, las encargadas de la biblioteca Pablo C. Moreno ubicada en la avenida Allende y Juan A. de la Fuente en la colonia Centro, comentaron sobre las
carencias que padecen los que frecuentan este sitio.

Tiene un solo un aparato de aire. “Los visitantes que acuden a leer no aguanta el calor y mejor se van a su casa”. Mencionaron que hace más de dos años, maleantes robaron los cables y motores de los aparatos de refrigeración, objetos que hasta el momento no han sido restablecidos.

“Las carencias se instalan en la falta de mobiliario, de luz, de material pedagógico indispensable. No tenemos material para encuadernar los libros, ni para etiquetarlos, ni para el periódico mural”.

Así también se puede notar un alto grado de oscuridad, en donde solo funcionan 3 lámparas de luz blanca en todo el espacio.

Según el personal a cargo, de la biblioteca Pablo C. Moreno, fue inaugurada en el año 1987 y cuenta con el mismo mobiliario de aquellos años.