Bibliotecas y museos regiomontanos, una vida entre sombras

Espacios como el teatro municipal “José Calderón” y el foro hundido de La Alameda han tenido inversión, pero se usan muy poco.
El Museo Metropolitano ha tenido constantes problemas de goteras.
El Museo Metropolitano ha tenido constantes problemas de goteras. (Gustavo Mendoza Lemus/ Archivo)

Monterrey

Las últimas dos administraciones de Monterrey, en materia de cultura están marcadas por el claroscuro.

Los lados brillantes con la remodelación de La Alameda y el teatro Calderón pero también con la oscuridad que aún priva en el sector de bibliotecas y el descuido en el Museo Metropolitano.

En el periodo 2009 al 2012, Fernando Larrazábal inició la remodelación de la Alameda Mariano Escobedo (60 millones de pesos), así como del teatro municipal “José Calderón” (7 millones de pesos).

La oscuridad se hizo presente cuando ambos espacios terminaron abandonados a su suerte. Por ejemplo, el foro hundido de La Alameda, que serviría para realizar eventos culturales, pocas veces la registra.

Y una parecida tuvo el teatro, que si bien ha tenido actividades éstas se reducen a conferencias, graduaciones y talleres (MILENIO Monterrey 03/02/2013).

Incluso este espacio tuvo que cerrar sus puertas al año de haber culminado su restauración a causa de fallas en el aire acondicionado, así como en su red de drenaje pues “no se contempló cambiar las tuberías” en su remodelación.

ACERVOS Y SALAS DE CONSULTA

Con la llegada de Margarita Arellanes Cervantes a la alcaldía (2012 – 2015) parecía que el tema cultural sería una prioridad en su gestión, particularmente con el tema de la restauración del Archivo Histórico Municipal y la regeneración de bibliotecas.

Tras denuncias realizadas por historiadores y archivistas  a causa de las constantes goteras en el Museo Metropolitano de Monterrey –sede del archivo- se reactivó el proceso de digitalización del acervo, con un apoyo de 20 millones de pesos, en un proceso que se mantiene.

En las últimas tres administraciones municipales, empezando con la Adalberto Madero, se ha realizado labores de mantenimiento al Museo Metropolitano, principalmente en su impermeabilización. Pese a ello, cualquier lluvia demuestra que las goteras siguen vigentes.

Un tema de mayor cuestionamiento municipal fueron las bibliotecas públicas. Tanto Larrazábal como Arellanes optaron por solicitar recursos federales para este apartado.

En el 2012, el ex alcalde logró destinar 30 millones para la remodelación de 22 espacios, particularmente La Ciudadela “Felipe Guerra Castro”, proyecto al cual aún le hace falta la recuperación del mural “Alegoría a la Educación Popular”, de Guillermo Ceniceros.

El punto crítico de este proyecto le tocó a la actual alcaldesa y en abril del año pasado el entonces diputado federal Héctor Gutiérrez criticó que tras destinar 4.5 millones de pesos a la recuperación de bibliotecas en el sector San Bernabé éstos no hubieran sido utilizados.

Un recorrido realizado por este diario el 6 de abril del 2014 corroboró esta situación.

Otro proyecto donde la actual administración se involucró, fue el apoyo del Gobierno del Estado y la sociedad civil fue la recuperación del Barrio Antiguo.