Música es vida: Betto Arcos

Nacido en Xalapa, Arcos y su historia en Estados Unidos —con los oídos bien puestos en el mundo— abrirá la serie Los otros mexicanos, que se transmitirá en Canal Once a partir del jueves a las 8 ...
Forma parte de Los otros mexicanos.
Forma parte de Los otros mexicanos. (Especial )

En estos días en los que los partidos políticos deslizan su sarta de mentiras con la mayor desfachatez en anuncios publicitarios, la primera reacción es no votar por quienes afirman que, prácticamente, construyeron el país. Pero si algún día se topan en alguna estación con la voz de Betto Arcos o se encuentren con su imagen gigante en la parte trasera de un autobús o en un anuncio espectacular, no desconfíen, ni siquiera porque su nombre esté asociado a PRI, que son las siglas de Public Radio International. Betto, créanmelo, es sinónimo de buena música.

Nacido en Xalapa, Arcos y su historia en Estados Unidos —con los oídos bien puestos en el mundo— abrirá la serie Los otros mexicanos, que se transmitirá en Canal Once a partir del jueves a las 8 de la noche (con repetición el sábado a la misma hora). "Para mí la música es vida", asegura el locutor y promotor cultural que actualmente realiza un importante trabajo radiofónico, enfocado a la música de México, América Latina y la llamada música del mundo, para National Public Radio (NPR) y la BBC de Londres y Public Radio International. Así lo demostró cuando compartimos una mesa redonda en el Festival Cervantino y le quitó toda su solemnidad con su buen humor, pero sin perder nunca de vista el sentido crítico.

Recuerda que desde niño la música ha sido parte muy importante de su vida: "Hasta te puedo contar con detalle los días en que escuchábamos en mi casa de Xalapa la música de Cri Cri en un programa que se llamaba La legión infantil de madrugadores. En la noche mis padres escuchaban toda la música mexicana clásica de México: desde Agustín Lara hasta Los Panchos, la música norteña... Mi padre tocaba guitarra y yo de chavo me metí a un coro de barrio y, de repente, empecé a tocar música".

La música ha sido un aliciente en su condición de "otro mexicano", agrega el también organizador de conciertos y festivales. "Escucho la música mexicana todo el tiempo, además de todo lo que oigo por mi trabajo, pues me dedico a hacer reseñas, reportajes y entrevistas con gente de todas partes del mundo. Es una bendición que desde niño la música me abrió todo un mundo, por eso ha sido parte fundamental de mi vida. La música es como la comida: la necesito todos los días".

En Los otros mexicanos, explica Betto Arcos, "se podrá ver la vida cotidiana de los mexicanos que vivimos en Estados Unidos, que no son solamente los trabajadores del campo —cuyo trabajo es noble y decente— o los directores y artistas de cine, sino que también somos gentes que nos dedicamos a ser contribuyentes de esta sociedad que, hoy más que nunca, es multiétnica y diversa en todos los sentidos".