Las rancheras son el blues mexicano: Betsy Pecanins

A pesar de haber perdido la voz a causa de una condición neurológica, la cantante sigue mostrando la calidad de su música sobre los escenarios.
Hace cuatro años fue diagnosticada con disfonía espasmódica, enfermedad que le provocó perder la voz.
Hace cuatro años fue diagnosticada con disfonía espasmódica, enfermedad que le provocó perder la voz. (Facebook Betsy Pecanins)

México

Cantante y compositora que ha destacado por la fuerza y la calidad de su voz en todos los grandes escenarios de México y en diferentes foros del extranjero, Betsy Pecanins aseguró que “las rancheras son el blues de México porque duelen, son desgarradoras, están llenas de sensualidad, porque uno se ríe de sí mismo, los dos duelen y tienen ese humor”.

Conocida en el ámbito musical como la Reina del blues, la cantante dará un concierto el próximo 23 de julio en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris. Reconoció que el blues en México no es un género tan popular como las rancheras, y lamentó que existan pocos espacios para su difusión y presentación. “El blues nunca ha sido una música de hit comercial, pero sí es una fuente inagotable para toda la música moderna".

Por segundo año consecutivo, Pecanins llevará el recinto de la calle Donceles su Ave Phoenix, en un espectáculo renovado y más nutrido en el que ofrecerá nuevos temas y mucho más que dar.

Para esta ocasión Betsy buscará sorprender y estará acompañada de cuatro amigos de toda la vida: Jaime López, Guillermo Briseño, Rafa Mendoza y Antonio Rodríguez “Frino”.

Ave Phoenix nace a partir de que perdí la voz por una condición neurológica que se llama disfonía espasmódica, que nada tiene que ver con cantar o con la técnica, le pasa a cualquiera. El cerebro manda una señal a las cuerdas vocales para que entren en espasmo y ahí comencé. Ahora estoy con tratamientos que me da con botox inyectado en las cuerdas vocales, que las paraliza y así no reaccionan a la señal del cerebro, no me permite cantar pero si usar la voz”, dijo al tiempo que mencionó que el que una cantante pierda su voz es más que un drama, es un desastre.

Originaria de Phoenix, Arizona, comentó que tras perder su voz entró en una etapa de composición, “y fue partir de cero, empezar de cero y desde otro territorio vocal y experimental, y nacieron muchas canciones de las cuales cantaré como Sexy a los 60, Ya me canse, María, Encontrar y el estreno mundial de 12 cicatrices.

Diagnosticada desde hace cuatro años con la enfermedad, la cantante expresó que la noche del 23 de julio buscará dejar un buen sabor de boca entre el público mexicano; además, contará con la presencia de tres coristas, cinco músicos, a quienes considera “su familia”.

"Tendré canciones que no son una lectura de poesía, sino de historias, de humor, sensualidad, dolor y alegría”, agregó.