Bestiario de Alacena, grabados de animales fantásticos

La obra de Patricia Hernández que se expone en la galería interna del IMCE, gira en torno a la construcción de un discurso gráfico que muestra seres vinculados a vivencias de la artista.
Ubicada en la galería interna del Instituto Municipal de Cultura y Educación, la serie gira en torno a la construcción de un discurso gráfico que muestra animales fantásticos.
Ubicada en la galería interna del Instituto Municipal de Cultura y Educación, la serie gira en torno a la construcción de un discurso gráfico que muestra animales fantásticos. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

El lenguaje visual atrapa por igual a adultos y niños. Entre callejuelas los seres del imaginario de Patricia Hernández se movilizan a paso de tortuga o a salto de mata, convertidos, por ejemplo, en un conejo de lata que parece masticar una melodía en su andanza.

Los grabados nos llevan al Bestiario de Alacena que hasta el año 2011 bifurcó la autora.

Patricia Hernández precisó que cada animal lleva encima su propia historia y en ellas se ven reflejadas sus propias influencias sobre sitios, cosas y situaciones que vivió.

"Estamos presentando una serie de grabados, lo llamamos Bestiario de Alacena y es una serie que hice entre 2010 y 2011 con un proyecto de beca del Programa de Estímulos de Coahuila, es una serie que ya se había presentado en otros lugares, estuvo en Parras y me encantó que se pudiera presentar aquí, es bonito espacio y la galería del IMCE tiene mucho tráfico de gente", apuntó.

Ubicada en la galería interna del Instituto Municipal de Cultura y Educación, la serie gira en torno a la construcción de un discurso gráfico que muestra animales fantásticos.

La gráfica se construyó a la manera de los bestiarios medievales e incluso la autora les colocó a los cuadros en su título el "nombre científico" del animal que representa.

Patricia Hernández precisó que cada animal lleva encima su propia historia y en ellas se ven reflejadas sus propias influencias sobre sitios, cosas y situaciones que vivió con la mirada de la novedad producto de viajes y aprendizajes.

Refirió que algo que marcó la obra fue la residencia que realizó en Francia, de ahí que los entornos de los personajes sean edificios antiguos, torreones y callejuelas que tomó de la región donde habitó para construir el espacio de sus seres imaginarios.

En cuanto a la mirada de los niños sobre la obra, Patricia Hernández precisó que en su vida profesional realiza ilustración infantil lo que le permite llevar una carga de lenguaje visual que resulta apreciada por los menores.

"Las marginalias de los manuscritos y todo este tipo de cosas me interesan mucho porque se me hace un mundo aparte y una cosa increíble dentro de un período que era muy rígido".

"Sigo produciendo pero no ya dentro de la misma serie, esta fue una serie muy específica pero sí es como muy el estilo que tengo y este tipo de personajes fantásticos es algo que me interesa. Mucho de lo que a mí me ha interesado para hacer".

Manifestó que es por ejemplo el diseño editorial, tipografía y caligrafía, entonces se ha puesto a ver todo lo que hay de la gráfica que se hizo para los manuscritos medievales.

"Las marginalias de los manuscritos y todo este tipo de cosas me interesan mucho porque se me hace un mundo aparte y una cosa increíble dentro de un período que era muy rígido, el cómo la gente encuentra vías de fuga y de ponerse bien locos porque todas estas invenciones de los dragones, de las sirenas, que son de un tiempo cuando la gente estaba limitada en muchas cosas", apuntó.

La obra expuesta se encuentra disponible a la venta y la autora explicó que al tratarse de originales múltiples, el costo es mucho más accesible que el de una pintura, aunque especificó, se trata de ediciones limitadas a 10 ó 15 piezas.