Mi obra es un compromiso social: Barry Wolfryd

La exposición llamada Objetos peligrosos está conformada por 29 piezas entre las cuales se encuentran pinturas, arte objetos, cerámica y esculturas en cristal de Murano.
La exposición está integrada por 29 piezas.
La exposición está integrada por 29 piezas. (Especial)

Ciudad de México

En vísperas de la inauguración de su exposición Objetos peligrosos, que se realizará este miércoles, el artista plástico Barry Wolfryd (1952) expresó a MILENIO que su obra siempre es un compromiso social, puesto que con ella busca criticar al statu quo generador de una nueva condición humana, que está sumida en un continuo desplazamiento generador de nuevos significados cuyo único punto de arraigo son las imágenes con las que se logra identificar.

"Parte de la experiencia comunal universal es que hoy la gente está recibiendo las mismas imágenes: si estas en Uzbekistán, Francia o en Chile, ciertas cosas, como una lata de sopa Campbell's, va a ser reconocida por todos porque se ha universalizado. Después de circular un rato por los medios, se les otorgan valores entendidos".

El artista de Los Ángeles, quien participa en el proyecto El Mural del MILENIO, explicó que dentro de su apartado visual utiliza de una forma cínica elementos y símbolos presentes en la cultura popular, para comentar sobre el aislamiento que las personas sienten, y las injusticias o las rupturas intrapersonales generadas por la política, la vida cotidiana y las circunstancias sociales.

"Son temas que a la gente no le gusta pensar. Pero la sátira es muy necesaria, porque si no hay ironía, la vida te golpea fuerte. Debes reírte de las cosas, no hay necesidad de estar serio o triste. La sátira es una forma de alivianarnos de lo negativo que ocurre en nuestra cotidianidad", aseguró.

La muestra está conformada por 29 piezas, entre las cuales se encuentran pinturas, arte objetos, cerámica y esculturas en cristal de Murano. Éstas "fueron hechas mediante la técnica del cold cut, en la que el vidrio se vuelve plasma al calentarlo mil 200 grados en un crisol de barro especial, en el que expertos le dan forma en base a bocetos".

Para Wolfryd, la parte más importante de una obra es su proceso de creación, ya que al momento de hacerla los materiales son los que se prestan para poder plasmar ideas en ellos, cuestión que uno como artista no conoce hasta que empieza a trabajar: "Por ello, esta exposición es multidisciplinaria, porque me gusta mucho la experimentación".

Tras llegar a México en 1975 siendo un joven de 22 años, una de las cosas que "me encantaron fue, y sigue siendo, que vas a un museo y te ves rodeado de gente de todos los niveles socioeconómicos, todos disfrutan igual el arte. Si te das la oportunidad de escuchar sus conversaciones, te sorprenderá que los niños, quienes por obvias razones tienen menos conocimiento, comentan cosas muy descriptivas y audaces, pues poseen una parte intuitiva que los humanos poseemos desde hace milenios".

"La gente que tiene conocimiento de las bellas artes solo tiene un nivel distinto, pero no es mejor que el de quienes hacen artesanías, nada más les sirve para platicar de técnica y biografías. Pero ello no te da la habilidad de apreciar una pieza, eso es algo interno que cada persona posee. Somos seres que funcionan con base en imágenes; por esto, creo que el arte es para todos", concluyó.

La muestra Objetos peligrosos se podrá visitar a partir del 27 de mayo en la Black Hall Art Gallery, Rosendo Márquez 25, colonia La Paz, Puebla, Puebla.