Barrio El Nejayote "adopta" una obra de Saskia Juárez

Habitantes de la calle Allende, centro de Monterrey, reproducen la pieza vista en De adobe y calicanto, del Museo de Culturas Populares.

Monterrey

Las banquetas de la acera sur de la calle Allende, en su cruce con Naranjo, en Barrio Antiguo, tienen un aspecto distinto a todas las de Monterrey.

Desde abril, MILENIO Monterrey dio a conocer que los vecinos del antaño barrio del Nejayote poco a poco reemplazan el gris del cemento por coloridos diseños de artistas locales bajo la técnica de mosaico conocida como trencadis.

En total han sido seis banquetas las intervenidas, y la última se basó en una obra de la pintora regiomontana Saskia Juárez.

El proyecto emprendido por Heriberto García y por Lucero Montes fue adoptado y aceptado por los vecinos de la calle Allende. Los habitantes de la casa donde se ubica la sexta acera se inspiraron en una obra de Juárez expuesta en “De adobe y calicanto”, montada en el Museo Estatal de Culturas Populares.

Los vecinos tomaron una foto al cuadro y se acercaron a Juárez para solicitarle permiso de reproducirla en su banqueta.

“Es una casa que está en San Mateo, un pueblito que está un poco más arriba de Villa de Juárez. Esa casita yo la pinté, me pidieron permiso y yo acepté con gusto”, expuso la pintora y muralista en entrevista.

En la pieza aparece de manera frontal una típica casa norestense con techo de dos aguas. A sus costados se ubican algunos naranjales, una cerca que delimita la propiedad y un camino que atraviesa de lado a lado la estampa regional.

Heriberto García, promotor de este proyecto, indicó que las anteriores banquetas han contado con el apoyo de artistas como Alejandro Durón, Francisco Reyes, Jaime Flores y Adrián Urquieta, además del apoyo de Lucero Montes.

Pero fueron los vecinos, quienes al ver la exposición de Juárez se inspiraron y quisieron llevar el dibujo de una de sus obras a la banqueta de sus casas.

“Nos pusimos en contacto con la maestra Juárez y ella aceptó. Le dijimos que por la dimensión de la banqueta había que modificar un poco la obra y no tuvimos ningún problema”, comentó García.

Los vecinos cooperan para adquirir el cemento, la boquilla y los mosaicos para realizar las intervenciones. Por las tardes y aprovechando el fresco, se reúnen afuera de las casas para dar forma a los murales que quedarán en las banquetas.

El proyecto hasta el momento, avanza sin apoyo institucional.

En opinión de la maestra Saskia Juárez se trata de un proyecto importante que no dudó en apoyar.

“Es tan importante (que venga la propuesta de los vecinos) y todavía me hablan para pedirme permiso, ¡por supuesto que les dije que sí! Uno como artista eso es lo que quiere, que la obra llegue a toda la gente”, sostuvo la pintora.

Entre los vecinos del Nejayote ya se programan para intervenir cuatro banquetas más y llegar a unas 10 en total. Incluso ya se cuenta con el apoyo del pintor Sergio Villarreal, quien tiene su taller en la misma calle.

Además de la obra de Juárez, las banquetas recrean cerros de Monterrey, a la tradición de los fechadores del sol, también aparece una mamá luchadora en homenaje a una de las vecinas.

También se está programando una fiesta cultural en septiembre para celebrar la historia del barrio y al proyecto de intervención de banquetas.