Banksy regala mural a niños de primaria

El artista urbano también dejó una nota de agradecimiento a los niños por nombrar el nuevo edificio de su escuela en su honor

Gran Bretaña

Hace un tiempo, a los estudiantes de la Escuela Primaria Bridge Farm, en Bristol, Gran Bretaña, les pidieron que le pusieran nombre al edificio nuevo de la institución. Charlie, un pequeño de siete años, sugirió sin dudar el nombre del artista urbano Banksy, originario de esa ciudad británica y cuya fama se ha creado, en buena medida, a partir de su anonimato. 

En un gesto de genuino agradecimiento, el artista urbano pintó en uno de los muros del nuevo edificio a una niña caminando detrás de un neumático en llamas. Probablemente nadie en Bridge Farm esperaba que, al terminar vacaciones, la escuela alojaría un auténtico trabajo de Banksy.

Pest Control —la agencia encargada de autenticar los trabajos del artista— confirmó la legitimidad de la obra. Junto al mural, Banksy dejó una nota:

"Gracias por poner mi nombre a un edificio. Aquí tienen esta imagen. Si no les gusta, siéntanse libres de agregar cosas, estoy seguro de que a los profesores no les importará"

El artista remató con una frase que podría alarmar a los maestros de Bridge Farm: "recuerden que siempre es mejor pedir perdón que pedir permiso".

El arte de Banksy se cotiza en cientos de miles de dólares, sin embargo su identidad es todavía un enigma. Se ocuparía más tinta para hacer una lista de sus obras que para escribir su biografía —se sabe sólo que nació en Bristol en 1974—.

En 2015, Banksy presentó Dismaland —la instalación que simula un distópico parque de diversiones que critica, entre otras cosas, la represión y el capitalismo—que agregó millones de dólares a la economía inglesa. Luego donó los materiales de construcción para crear un refugio para los migrantes que llegan a las costas de Europa.