'Baños Roma': la historia del “Mantequilla” Nápoles

La obra también refleja el proceso de reconstrucción que la compañía Teatro Línea de Sombra encabezó para reconstruir el gimnasio del pugilista.

Durango

No todos los días aparecen en las páginas de los periódicos entrevistas con leyendas del boxeo. Mucho menos, que éstas sean inspiradoras de puestas en escena. Esto fue lo que le pasó al director de teatro, Jorge Vargas y a su compañía Teatro Línea de Sombra, que un buen día de 2009 se encontró con la historia de José Ángel "Mantequilla" Nápoles y decidió hacer una puesta en escena.

Baños Roma, título del montaje, pero también del gimnasio que "Mantequilla" Nápoles tiene en Ciudad Juárez, Chihuahua, se presentó ayer por la noche en el Teatro Ricardo Castro de esta ciudad, en lo que fue su presentación en la 34 Muestra Nacional de Teatro que se realiza hasta el 23 de noviembre.

La entrevista revelaba varios acontecimientos para Jorge Vargas: primero que este afamado peso welter cubano avecindado en Chihuahua, de los años setenta y ochenta estaba vivo, pues como tenía muchos años alejado del box, había personas que lo creían muerto; después que tenía un gimnasio en Ciudad Juárez en el que entrenaba jóvenes, y finalmente, que éste deportivo se venía abajo por el deterioro del propio José Ángel y el abandono de varios boxeadores que habían huido de la ciudad por la violencia.

Una vez leído el trabajo periodístico, la compañía Teatro Línea de Sombra decidió montar una puesta en escena sobre este personaje. Fue en 2012 que pudieron viajar a conocer a "Mantequilla" Nápoles, y a partir de ese momento se ideó un proyecto dividido en dos partes: la puesta en escena, Baños Roma, y la intervención en el gimnasio para pintarlo, remodelarlo y, así, poder atraer a nuevos prospectos del box.

"Estando en Ciudad Juárez, y habiendo tenido contacto con "Mantequilla" Nápoles, conocimos el gimnasio que estaba cerrado. José Ángel ya no iba y el lugar estaba en condiciones lamentables. Fuimos testigos paralelamente de la ruina de ese espacio y la ruina del campeón. Nos propusimos reconstruir el gimnasio, devolverle a la ciudad un espacio deportivo y, para eso, nos apoyamos en el círculo cercano del ex campeón", dice Jorge Vargas.

Al proyecto se sumaron otras dependencias como el Consejo Mundial de Box y la dirección de deportes de Ciudad Juárez. Paralelamente, Teatro Línea de Sombras recogió experiencias que se habían logrado en el lugar, y las convirtieron en materia escénica. Baños Roma es el resultado de una trenza que agrupa el contexto y la subjetividad de la memoria de esos días.

Para Vargas, José Ángel es un personaje representativo dentro del boxeo latinoamericano. Fue uno de los pugilistas cubanos que llegaron a México en los años sesenta y le cambiaron el rostro a este deporte en el país, porque tanto "Mantequilla" Nápoles como Ultiminio Ramos, por ejemplo, tenían una técnica refinada en contraste con el estilo del boxeo mexicano que era el del kamikaze.

"Quizás como algunos han dicho fue el peso welter perfecto. Anatómicamente era el modelo perfecto. Alrededor de él queda el aura con la que se envisten ciertos personajes del boxeo que se mueven entre un mundo de diversión y el rigor deportivo. José Ángel era un gran gozador de la vida: lo ganó todo y lo perdió todo, y no se arrepiente", explica el director de teatro.

Incluso su figura llamó la atención de escritores como Julio Cortázar, quien hizo una crónica de la pelea que "Mantequilla" Nápoles tuvo con Carlos Monzón en 1974, organizada por Alain Delon en París: "El cuento, que se encuentra en el libro Alguien que anda por ahí, recrea dos historias: un thriller entre gángsters que se dan cita en la pelea para intercambiarse un paquete ilegal, y la crónica documental de la pelea entre Monzón y 'Mantequilla'", explica el también director de Amarillo.