Debuta en México el Ballet del Teatro Nacional de Serbia

“Siempre hemos tenido la influencia del ballet ruso”, comenta Andreya Kulesevió, asistente de coreografía de la compañía.
Presentan una obra de mucha aceptación familiar.
Presentan una obra de mucha aceptación familiar. (Especial)

México

El Ballet del Teatro Nacional de Serbia se presentará por primera vez en la Ciudad de México los días 20 y 21 de diciembre en el Teatro del Parque Interlomas. La compañía dirigida por el coreógrafo Vladimir Logunov presentará uno de los clásicos más importantes de la danza de todos los tiempos: El cascanueces.

En los últimos días, diferentes agrupaciones nacionales y extranjeras, como la Compañía Nacional de Danza y el Ballet de Moscú, anunciaron el montaje de la misma coreografía. Sobre las razones por las cuales distintos grupos presentan esta obra en diciembre, Andreya Kulesevió, asistente de coreografía del ballet, dijo que El cascanueces es una obra familiar, que se desarrolla en Navidad y que por eso tiene mucha aceptación.

La gira del Ballet del Teatro Nacional de Serbia —integrado por 23 bailarines— comenzó hace unos días, cuando se presentaron en Hermosillo, Sonora y Atizapán de Zaragoza, Estado de México. En este último lugar pudieron realizar una breve presentación con niños de 8 a 12 años del Ballet Infantil y Juvenil del lugar, que disfrutaron mucho la actuación.

"Los niños quedaron encantados. Nos dieron las gracias. Y nuestros bailarines también quedaron muy emocionados. En el encuentro también participaron niños de academias de Colima y Ciudad del Carmen", comenta Kulesevió en entrevista.

Fundado por Marina Oleñina, este ballet se integró al programa cultural del Teatro Nacional de Serbia hace 60 años. Antes, el recinto, con más de 150 años de historia solo promovía el teatro y la ópera: "Como bailarines siempre hemos tenido la influencia del ballet ruso", menciona la entrevistada.

Incluso suelen promover la danza clásica integrando a dos niños en un programa de intercambio con ballets rusos, para que se formen desde el nivel básico, explica.

Quien fuera primera bailarina de la compañía entre 1997 y 2012, cuenta que los problemas políticos en Serbia los han afectado, en especial porque se ha reducido el presupuesto en materia cultural. Sin embargo, han sabido sobrellevar el tema para seguirse desarrollando y ofrecer funciones que levanten el ánimo de la gente.

Como parte del Teatro Nacional se han presentado en más de 300 lugares, destacando Hungría, Francia, Polonia, República Checa, Eslovaquia, Rumania, Alemania, Ucrania, Rusia, Bulgaria, Italia, Holanda, Bélgica, Luxemburgo, Suiza, Irak, Egipto, Eslovenia, Macedonia, Croacia, Bosnia y Herzegovina. En México, además de Hermosillo, Atizapán de Zaragoza, Colima y Ciudad del Carmen, actuarán en Morelos, San Luis Potosí, Veracruz y Puebla.

Inicios artísticos

Andreya Kulesevió se acercó a la danza por casualidad. Practicaba gimnasia, pero no la convencía mucho ese tipo de actividad. El ballet, en cambio, fue amor a primera vista. Marcó su forma de ver la vida desde sus inicios en la juventud.

Durante mucho tiempo fue bailarina de reparto. Después se convirtió en primera bailarina hasta que se lastimó la espalda y tuvo que dejar los escenarios. Ahora es asistente del coreógrafo Vladimir Logunov, y busca otras actividades, como dar clases, para completar su trabajo: "Hace poco presentamos Don Quijote y me colé en la obra para salir un ratito, pero es algo que no debo hacer".

Comenta que hace dos semanas tuvieron una presentación frente al público, en un programa llamado Coreodrama, en el que le platican al público "cómo un bailarín debe siempre sonreír a pesar de los dolores que sienta en el cuerpo". Esto habla de la entrega total del artista a su disciplina y su público.