Bajofondo llenó de mareo energético un nutrido Teatro Estudio Cavaret

La agrupación desplegó su repertorio durante casi dos horas. 

Guadalajara

En lo que fue una emotiva velada, el desembarco de Bajofondo en Guadalajara, elevó y mantuvo la energía de la audiencia durante poco más de dos horas. La noche del sábado, siete integrantes del grupo sin la voz de Verónica Loza condujeron al público a un imparable derroche de aplausos que demostraron que los seguidores disfrutaron de la producción del conjunto ganador del Grammy Latino por el álbum instrumental Presente, disco con el que partió el viaje musical por sus temas más representativos desde su primer disco en 2002.

Con un arranque puntual, a las 21:00 horas la banda liderada por Gustavo Santaolalla y Juan Campodónico emitieron los primeros acordes para el disfrute de más de dos mil asistentes en su mayoría adultos contemporáneos que vivieron la fusión del tango argentino con hip hop, diversas corrientes electrónicas y rock.

A los treinta minutos llegó el ritmo de la fiesta tanguera electrónica de “Pa´Bailar” que encendió los ánimos, el acordeón de Martín Ferres se extendió al máximo y el arco del violín de Javier Casalla revoloteó cual ala de mariposa en conjunto con el teclado de Luciano Supervielle, el bajo en las manos de Gabriel Casacuberta, y la batería de Adrián Sosa. Así vinieron piezas como  “La Quiaca”, tema de la película Diarios de Motocicleta con la que Santaolalla se solidarizó con la gente de México. “Nosotros también sabemos lo que es tener gente desaparecida, sabemos lo horrible que es eso y que no lo merecemos ningún país de Latinoamérica ni ningún lugar del mundo”, dijo respecto al acontecimiento de Ayotzinapa, previo a la interpretación.

Después vino un puñado de temas más “Naranjo en flor”, “Lluvia” y “Grand Guignol”, “Montserrat”, “Perfume”. Hacia la parte final, la presencia argentina se agudizó con “El mareo” y “Los tangueros”, tema con el cual cerró la noche.