Bailan y forman un caimán por el Día de la Danza

En la plaza de Armas de Tampico entre un ambiente de algarabia, alrededor de cien personas vestidas de verde, al ritmo del huapango, simulaban los movimientos del reptil.

Tampico

Una chica se postra de frente al kiosco, cubre su boca con sus manos unidas de los dedos y comienza a ondearse de un lado a otro en su misma posición, luego le sigue otra mujer y un chico.

Poco a poco decenas de hombres y mujeres, adultos, ancianos e incluso pequeños niños, interrumpieron la aparente tranquilidad de la Plaza de Armas de Tampico.

Los movimientos eran de un lado a otro atrapando la atención de los caminantes, de los enamorados, de las familias, de los trabajadores que aún no entendían de qué se trataba la reunión de casi 100 personas vestidas de verde.

La mole humana desparramada en la plazoleta dibuja a un caimán acostado que se mece, dos un par de pasos hacia adelante, y luego sendos atrás, repite.

Abre la boca y tira una mordida con un rugido que se mezcla entre tantas tonalidades de voz.

Se echa para atrás. Respira, gruñe, hasta ríe.

En un momento salen corriendo alrededor de la plaza para regresar al mismo lugar y vuelven a ser la imagen del caimán, solamente que viendo hacia el poniente.

El grupo se desbalaga y suena en el sonido toca La iguana, un son huapango que llama a todos a zapatear, gritar, silbar, reír.

Unas chicas se divierten con el sonido clásico mientras hacen pasos de baile moderno.

El caimán se para nuevamente sobre el Palacio Municipal y vuelve a captar la atención de quienes tratan e entender los movimientos y quienes se comprende que ayer miércoles, fue el Día Internacional de la Danza.