BUAP construye Laboratorio Nacional de Supercómputo

Se trata de un trabajo conjunto entre las universidades Autónoma de Puebla y de las Américas, junto con el Inaoe y el Conacyt.
Los rectores de la Udlap, Luis Ernesto Derbez, y de la BUAP, Alfonso Esparza.
Los rectores de la Udlap, Luis Ernesto Derbez, y de la BUAP, Alfonso Esparza. (Andrés Lobato)

Puebla

El Laboratorio Nacional de Supercómputo (LNS) comenzó a ser construido en Puebla a partir del trabajo conjunto entre la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), la Universidad de las Américas Puebla (Udlap) y el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (Inaoe).

La herramienta fue diseñada por 89 investigadores y realizará operaciones matemáticas como si miles de computadoras estuvieran reunidas en el estadio Azteca.

El primer LNS busca elevar la competitividad en la investigación científica y la resolución de problemas sociales y se desarrolla con una inversión de 53 millones de pesos, de los cuales, 18 millones de pesos son aportados por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y el resto por las tres instituciones participantes.

De acuerdo con el plan de trabajo, a partir de esta semana comenzará la construcción del espacio en Ciudad Universitaria de la BUAP, luego se colocarán los equipos y para finales de este año, quedará concluido el proyecto para que comience a operar en los primeros días del 2015.

En una primera etapa, se construirá el Data Center del Sistema de Información Universitaria (SIU); mientras que en una segunda y tercera etapa se pretende acercar la herramienta a universidades regionales, empresas, industrias y dependencias de gobierno.

Al  final, el LNS contará con más de 5 mil núcleos de procesamiento, con una velocidad superior a los 100 Tflops y otras características comparable a los de otros centros académicos de nivel internacional.

El concepto de supercómputo se define como la combinación de una supercomputadora y un conjunto de herramientas que optimizan el procesamiento de cálculos numéricos. Una de sus características es ser un sistema con un número masivo de procesadores conectados, así como gran cantidad de memoria que puede ser de tipo compartido o distribuido.

Una vez que esté en operación, se planea desarrollar una estrategia que mantenga el equipo de supercómputo en el top de las cinco mejores supercomputadoras de México, con la visión de lograr posicionarse en el top 500 a escala mundial.

En la presentación del proyecto en el Complejo Cultural Universitario (CCU), el rector de la BUAP, Alfonso Esparza Ortiz, resaltó el trabajo conjunto entre las instituciones para colocar a Puebla en un nivel de competitividad internacional.

Ignacio Martínez Laguna, vicerrector de Investigación y Estudios de Posgrado de la BUAP, explicó que el proyecto “Laboratorio Nacional de Supercómputo del Sureste de México (LNS)” fue avalado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) porque podrá dar respuestas matemáticas en segundos.

El laboratorio permitirá solucionar problemas y desarrollar proyectos en las áreas de Ciencia de Materiales, Física Aplicada, Ciencias Químicas, Dispositivos Semiconductores, Física, Matemáticas, Ingenierías, Ciencias de la Computación y Ciencias del Lenguaje.

El Laboratorio Nacional de Supercómputo del Sureste de México (LNS) en Puebla será el tercero en su tipo en el país. Actualmente, el Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica (Ipicyt), de San Luis Potosí y UNAM ya cuentan con un espacio similar.