Azuela al hebreo y Nervo al ucraniano

Resultado del trabajo que se desarrolla dentro del Programa de Apoyo a la Traducción (Protrad), del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca).
Antología poética y novela.
Antología poética y novela. (Especial)

México

Amado Nervo falleció en 1919 y Mariano Azuela en 1952. Décadas han transcurrido desde su fallecimiento, pero su obra aún despierta interés fuera de nuestra lengua: una antología poética del primero, con el título de Ideario, fue traducida por la editorial Calvaria Publishing House Foundation, de Ucrania; mientras la novela Los de abajo está siendo traducida al hebreo por la editorial israelí Hargol Publishing.

Ambas como resultado del trabajo que se desarrolla dentro del Programa de Apoyo a la Traducción (Protrad), del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca), el cual comenzó sus operaciones en el 2000, cuando convocó a editoriales extranjeras a concursar por la obtención de apoyo económico para traducir y publicar en su idioma obras de autores mexicanos.

En casi 14 años de actividades se han publicado 277 obras, a través de 224 editoriales extranjeras; considerando que apenas el año pasado se empezó a convocar a editoriales mexicanas para traducir a escritores de otras lenguas al español, solo se han apoyado a 17 sellos.

“Protrad”, explica Ivonne Pérez, directora de Fomento a Proyectos y Coinversiones Culturales del Fonca, “es una plataforma de intercambio cultural, lo que propicia que conozcamos la literatura y a los autores extranjeros, pero sobre todo que nuestros escritores sean conocidos en el mundo. Esa es la importancia de Protrad: la oportunidad que tienen nuestros autores para ser conocidos y reconocidos en el exterior.”

De las traducciones que se llevan a cabo en la actualidad, de 111 obras apoyadas, 91 están en proceso de producción y publicación por parte de 41 editoriales de las 53 selecciones en la convocatoria más reciente.

“Las editoriales tienen toda la libertad de proponer a los autores y es una comisión de selección la que decide el proyecto adecuado para recibir el apoyo; así, por ejemplo, a una editorial ucraniana le interesó Amado Nervo y nos pareció magnífico, pues si bien se ha traducido a autores más contemporáneos, el de Nervo es un caso especial”.

El programa nació en 1999 y desde 2000 apoya a las editoriales extranjeras, si bien el interés por participar ha crecido en los últimos años, gracias a su presencia en diferentes ferias del libro a escala internacional.

“El Protrad funciona a través de un comité directivo, en el que están incluidas instancias como la Dirección General de Publicaciones del Conaculta, que tiene presencia en diferentes actividades en el mundo, además de la Secretaría de Relaciones Exteriores o la Feria del Libro de Guadalajara, lo que nos ha permitido difundir de mejor manera al programa”, destacó la directora de Fomento a Proyectos y Coinversiones Culturales del Fonca.

Autores de dentro y de fuera

En ese listado de escritores no tan contemporáneos y que han llamado la atención en otras lenguas se puede mencionar el interés por traducir al italiano a José Gorostiza y su Muerte sin fin, o una antología de Ramón López Velarde, quien será traducido al neerlandés por la Editorial P de Bélgica.

De autores más recientes se están traduciendo Cristina Rivera Garza, con Nadie me verá llorar; Juan Pablo Villalobos, Fiesta en la madriguera; Roger Bartra, La jaula de la melancolía; Yuri Herrera, La transmigración de los cuerpos o Guadalupe Nettel, El cuerpo en que nací.

El Protrad consiste en otorgar apoyo económico a las editoriales, tanto extranjeras como mexicanas, para traducir y publicar obra diversa, ya sea de literatura, humanidades o arte.

El programa está dividido en tres categorías: en la A se ofrecen apoyos económicos hasta de 15 mil dólares, siendo la condición que el proyecto se realice en un plazo máximo de 12 meses; en la B se ofrecen recursos de 15 y hasta 25 mil dólares para producir y publicar libros de arte, el plazo de realización debe ser también de 12 meses como máximo; en la categoría C se ofrecen apoyos de 30 y hasta 50 mil dólares, pero aquí la diferencia es que debe ser una serie de al menos tres libros y su plazo  es de 24 meses como máximo, explica Ivonne Pérez.

“Los criterios de selección tienen que ver básicamente con el proyecto: que la obra sea de interés, que la editorial tenga un circuito de distribución si no amplio, por lo menos suficiente para que las obras circulen; o que el traductor tengan una trayectoria adecuada para llevar a cabo el trabajo.”

Los países desde donde se ha solicitado el apoyo lo mismo son aquellos con los que ya se había producido un cierto diálogo editorial y literario, como Francia, Alemania, Brasil, China, Corea o Estados Unidos, que de otros un tanto menos cercanos a las letras mexicanas, como Albania, Lituania, Serbia y Montenegro o Ucrania.

Apoyo fundamental

De las 111 obras apoyadas, 91 están en proceso de traducción y publicación por parte de 41 editoriales de las 53 seleccionadas.

17 editoriales mexicanas apoyadas, entre ellas Sexto Piso, Vaso Roto, Artes de México y Mangos de Hacha.

36 editoriales extranjeras, como Gallimard (Francia), La Nouva Frontiera (Italia), Calvaria Publishing House (Ucrania) o Arc Publications (Reino Unido).

En la actualidad se traduce a 13 idiomas, como francés, hebreo, italiano, francés, alemán, coreano, ucraniano, portugués, inglés, checo, húngaro y noruego.