Ayuntamiento regio planea reinventar el Barrio Antiguo

Gabriel Todd, director del Implanc, indicó que se busca aumentar la densidad poblacional del área, minimizar el tránsito en tres calles y fortalecer la Junta de Protección y Conservación.

Monterrey

La aprobación del Plan Municipal de Desarrollo Urbano 2013-2023 en Monterrey traerá diversos cambios a la fisionomía de la zona del Barrio Antiguo.

Si bien todavía está pendiente la publicación oficial, el Plan de Desarrollo Urbano tiene entre sus objetivos repoblar el centro de Monterrey, donde el sector histórico del Barrio no escapa a esta situación.

Gabriel Todd Alanís, director del Instituto Municipal de Planeación Urbana y Convivencia (Implanc), indicó en entrevista con MILENIO Monterrey que se busca “reinventar” al Barrio Antiguo.

Dentro de las propuestas del Plan de Desarrollo Urbano sobresale aumentar la densidad de población en el sector, minimizar la circulación en tres calles del polígono de protección, así como fortalecer a la Junta de Protección y Conservación, entre otras acciones.

Sin embargo, los cambios tendrían que esperar a que las obras de construcción de la Línea 3 del Metro tengan un porcentaje mayor de avance.

Aprobado en 1993, el polígono de protección al Barrio Antiguo se comprende entre las calles de Constitución, Doctor Coss, Padre Mier y Naranjo.

En su espacio es posible apreciar arquitectura de tres siglos, siendo la construcción más antigua es la Casa del Campesino, que alberga el Museo Estatal de Culturas Populares levantado a finales del 1700.


“SE BUSCA LA CONVIVENCIA”

Uno de los puntos a destacar es la liberación de tres calles del Barrio Antiguo para convertirlas en vías de circulación controlada.

Las arterias de Morelos, Abasolo y Guillermo Prieto se convertirán de baja velocidad para el automóvil, limitando incluso el acceso a vecinos y residentes del sector. Prácticamente se convertirán en paseos peatonales.

Para regular estas y otras decisiones se dotaría a la Junta de Conservación y Preservación del Barrio Antiguo de mayor presencia, pues desde varios años se dejó de tomar en cuenta para toda clase de cambios en el sector.

“La Junta será una entidad que tiene que emitir un visto bueno ante un proyecto en esta zona específica.  El proyecto que sea, ellos son elemento presente… deberá ir su carta de aprobación en el expediente”, refirió el urbanista.

El objetivo central para el Barrio es recuperar su esencia histórica pero a su vez convertirlo en un espacio para la convivencia.

Así lo busca la adecuación de las calles para convertirlas en paseos peatonales y, en un futuro, se hará con la integración del sector que está entre el polígono establecido del Barrio y el Paseo Santa Lucía.

“Lo que aquí buscamos es la convivencia, se busca el encuentro de la gente en este sector”, detalló Todd.

A falta de aprobación uno de los puntos urgentes a remediar es el apoyo a los adultos mayores que acuden al centro INAPAM ubicado en el sector. Se proyecta remediar las aceras aledañas al cruce de Padre Mier y Mina a comienzos de enero.

Más que una restauración, opina el director el Implanc, lo que se aspira en el Barrio Antiguo es la reinvención del histórico sector.

“Se puede reinventar, según yo, es decir no se trata de rescatar e irnos hacia atrás sino de una búsqueda nueva y reinventarlo con las formas y modalidades que sean sanas y permitan la convivencia”, señaló el funcionario municipal.

PROYECTAN REGRESAR LA OCUPACIÓN HABITACIONAL

Gabriel Todd Alanís hace especial énfasis en el término de “alta densidad”, el cual se pretende implantar en el Barrio Antiguo.

Con ello se contempla regresar la ocupación habitacional al sector, con la posibilidad de agregar construcciones o restaurar casonas que ya existen.

“Legalmente está abierta la puerta a proyectos de alta densidad, que no nos estamos refiriendo a proyectos que sobrepasen la altura permitida sino reacomodar lo que ya está construido”, expresa.

Sin embargo se aclaró que el tema de elevar la altura permitida para la construcción, que no debe sobrepasar los dos pisos según el Reglamento del Barrio Antiguo de Monterrey (publicado en 1993), no se cambio en el nuevo Plan.

“El tema de alturas en este Plan de Desarrollo Urbano no se tocó. Una cosa es la altura y otra es la densidad, sí está amplia la densidad pero la altura depende del proyecto que se presente”, agregó.

Todo proyecto de construcción, dijo, tendrá que ser evaluado por la Secretaría de Desarrollo Sustentable, la Junta de Conservación y Preservación así como el Ayuntamiento de Monterrey. (Gustavo Mendoza Lemus/Monterrey)