Astrónomos descubren planeta rocoso que puede albergar vida

Se sitúa a 560 años luz de la Tierra.
Da vueltas alrededor de una estrella similar al Sol en 45 días.
Da vueltas alrededor de una estrella similar al Sol en 45 días. (David A. Aguilar/AFP)

Ginebra

Un equipo internacional de astrónomos dirigidos por la Universidad de Ginebra estableció la existencia de un nuevo tipo de planeta, de composición rocosa y de una masa 17 veces más grande que la Tierra, informó el centro docente.

La característica rocosa de este planeta, bautizado Kepler-10c por el nombre del satélite que lo detectó por primera vez, implica la posibilidad de vida en él, según el científico Stéphane Udry, coautor del estudio.

El planeta se sitúa a 560 años luz de la Tierra, un poco más lejos que el “Kepler-186f”, el primer planeta que se descubrió fuera del sistema solar, con un tamaño comparable a la Tierra y en el que se cree que puede existir agua en estado líquido.

Kepler-10c” da vueltas alrededor de una estrella similar al Sol en 45 días y se encuentra en la dirección de la constelación del Dragón.

Los expertos calculan que su edad es de 11 mil millones de años, es decir, 3 mil millones después del Big-Bang, una época en la que eran escasos los elementos químicos necesarios para la creación de grandes planetas rocosos, como el silicio y el hierro.