Estatuas de Assange, Snowden y Manning darán la vuelta al mundo

La 'Alexanderplatz' de Berlín fue la primera sede del proyecto de arte público 'Anything to say?', que reivindica la valentía y la libertad de expresión.
Una mujer toma el megáfono en la 'cuarta silla' del proyecto de arte público "Anything to Say?", en la Alexanderplatz, de Berlín.
Una mujer toma el megáfono en la 'cuarta silla' del proyecto de arte público "Anything to Say?", en la Alexanderplatz, de Berlín.

"¿Tienes algo que decir?", pregunta con un megáfono el escultor italiano Davide Dormino. Si la respuesta es positiva, puedes tomar el aparato, pararte en una silla y hablar libremente junto a las figuras de bronce de Julian Assange, Bradley Manning y Edward Snowden.  

Los berlineses fueron los primeros en participar en el proyecto de arte público Anything to say?, el pasado fin de semana. Después de llevar a cabo una campaña de financiación colectiva en Internet, el artista reunió los fondos suficientes para construir las esculturas de tamaño real y llevarlas a las plazas de las principales ciudades del mundo. La Alexanderplatz, en la antigua Berlín oriental, fue el sitio elegido para inaugurar la gira.

Dormino se asoció con el periodista estadunidense Charles Glass para exaltar los valores de valentía y libertad de quienes –considera– son los revolucionarios contemporáneos: los “nuevos héroes” que, al filtrar información clasificada de relevancia pública, recordaron al mundo la importancia del derecho a conocer la verdad.  

(El escultor Davide Dormino y el periodista Charles Glass).

“Gracias a Assange, Snowden y Manning conocemos los límites de la libertad. Sabemos que estamos siendo observados todos los días. Que los gobiernos matan y torturan a sus enemigos”, escribe en el sitio del proyecto el escultor, quien también creó un monumento para las víctimas del terremoto en Haití por encargo de la ONU.

Según ha explicado Dormino, las sillas de su nueva escultura están ahí como un símbolo del cambio: “La silla representa algo que es cómodo y cuando estamos cómodos no crecemos. Assange, Snowden y Manning eligieron la silla de la valentía y al lado hay una silla para cada uno de nosotros; para cambiar nuestro punto de vista”.

Algunas personalidades e instituciones defensoras de la libertad de expresión apoyaron la campaña de Anything to say?. Entre ellas el filósofo y activista Noam Chomsky, el escritor y periodista Roberto Saviano y la organización Reporteros sin fronteras.

Mientras tanto, el ex soldado Bradley Manning cumple una condena de 35 años en una cárcel federal en Estados Unidos por haber entregado 700 mil documentos confidenciales al sitio WikiLeaks. Su fundador, Julian Assange, está confinado en la Embajada de Ecuador en Inglaterra para eludir una orden de arresto. Y el ex analista de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Edward Snowden, se encuentra atrapado en Moscú.

(Imagen tomada del sitio www.anythingtosay.com)