Artista desea salvar su mural cósmico del olvido y ruinas

El caso del escultor Rubén García refleja la poca sensibilidad de autoridades hacia sus peticiones.
El mural se encuentra, lamentablemente, en un estado muy deplorable.
El mural se encuentra, lamentablemente, en un estado muy deplorable. (Carlos Zepeda)

Guadalajara

Desde que desapareció el Centro de Ciencia y Tecnología Planetario Severo Díaz Galindo en junio de 2007 por disposición oficial del cabildo de Guadalajara, el inmueble fue abandonado en vísperas de convertirse en la sede de las Fiestas de Octubre a partir del 2015. Así también la responsabilidad sobre el mural ubicado al ingreso, elaborado por Rubén García Mendoza quedó en el desamparo de las autoridades. Desde hace varios meses su creador busca removerlo y restaurarlo antes de que desaparezca por completo como sucedió con el acervo del museo sobre el universo. Lo triste es que cada día que pasa la pieza se deteriora más.

La circunstancia de García Mendoza podría ser el ejemplo de cualquier artista, él ha mantenido un proceso de auto gestión por recuperar su obra, sin lograrlo. En este momento está reuniendo firmas de apoyo y ha solicitado a la Dirección General de Patrimonio Cultural de Jalisco que valore lo que queda de la pieza artística e integrarla al inventario de patrimonio cultural del estado, según el artista las autoridades le confirmaron la reunión para tratar el caso con fecha de este martes próximo, sin saber que ya está casi en ruinas.

“Yo soy el autor del mural de lo que fue el Planetario, desde las Administraciones pasadas he estado gestionando para recuperarlo. He ingresado oficios a los regidores de cultura, al presidente municipal de Guadalajara, al Secretario y Síndico. Hasta hace unas semanas me voltearon a ver, me citaron para devolver lo que es el patrimonio cultural”, narra el artista tapatío.

Desde 2009 el escultor comenzó a inquietarse ante la incertidumbre del paradero de su obra ya que el acervo, según comenta, fue saqueado y su paciencia agotó frente a la falta de respuesta por parte del ayuntamiento de Guadalajara que han hecho caso omiso a varios oficios que ha entregado exponiendo su petición. Incluso sugiere que las losetas se trasladaran al Teatro Torres Bodet, al Museo Raúl Anguiano o hasta al recién remodelado Parque Alcalde.

Fue en el 2003, que el escultor  culminó la obra El Macro y el Micro Cosmos que representa la dualidad universal en la creación con la idea de lo que es arriba es abajo, uno de los siete principios filosóficos contenidos en el Kybalión, de Hermes Trismegisto. Su representación no solo contempla los planetas, sino la interpretación científica en los personajes de extraordinaria inteligencia Einstein, Sócrates, Darwin y Severo Díaz y está en un nivel avanzado de destrucción ante la pasividad de las autoridades.

Hoy se aprecian apenas unos esbozos de las estrellas y elementos galácticos entre el desgaste ambiental de los materiales, la hierba que se ha apropiado de las ruinas y el grafiti. García Mendoza ha planteado acciones concretas a través de documentación oficial para rescatar su pieza, “mi propuesta es restaurarlo y regresarlo al dominio público a donde pertenece. Me di a la tarea de investigar en la ley federal de patrimonio y ley estatal de patrimonio y ahí marca muy claro que cualquier mural adherido a un edificio público forma a ser patrimonio nacional, patrimonio de la nación. Si hay voluntad se puede hacer”, señala el muralista.

Y es que en once años el tiempo ha degradado el lugar a pesar de que se trata de material resistente, la obra está hecha en losetas de mármol pintadas en piroxilina y el pintor asegura que “ésta técnica es con pintura automotiva es por eso que se ha preservado un poco bajo los rayos del sol y la lluvia a la intemperie, de otra manera ya hubiera desaparecido”.

Mendoza posee los derechos sobre su colección de murales realizados por solicitud de los ayuntamientos de Guadalajara, Tepatitlán, Jalostotitlán, Zapopan y Puerto Vallarta. Además cuenta con obra en edificios privados como el centro de patinaje Disco Roller, otros tantos en sedes de la Universidad de Guadalajara, así como haciendas, restaurantes y templos.

La versión de las instituciones

Juan Carlos Anguiano Orozco, regidor e integrante de la comisión de patrimonio municipal se muestra empático con el asunto, asegura que “nosotros con todo gusto le dijimos (a García Mendoza) que le íbamos a dar seguimiento por el canal conducente adecuado, que se derivó a la Secretaría de Cultura y obviamente solicitando al presidente municipal Ramiro Hernández que se pusiera atención en este trámite”. También entiende lo lamentable del asunto porque sabe “que este tipo de arte que es muy valioso y debe ser rescatado; veríamos con muy buenos ojos que estuviera en otro edificio público pero pareciera que no se le hace mucho caso al tema”.

Laura Iveth López Marín, directora de vinculación, planeación y difusión cultural a nombre de la Secretaría de Cultura de Guadalajara informó a MILENIO JALISCO que no está enterada de los oficios enviados por Mendoza y que se encargará de revisar el trámite que han seguido.

La funcionaria Argumenta además que “no es de la Administración de Ricardo Duarte, no tenemos injerencia directa en este asunto, sin embargo por cuestión de patrimonio similar a lo que pasó con el Mercado Corona, estamos interesados en dar seguimiento y apoyar en lo que sea necesario para la conservación del mural. El proceso y el trámite no nos corresponde, no está bajo nuestro resguardo”.