"Crear arte en México es vivir del Estado"

Carlos Carmona Medina dijo que se deberían ver a los artistas como parte de la sociedad, que a su vez sean tomados en cuenta por el gobierno y como ejemplo para proyectos en las ciudades.
Carlos Carmona Medina.
Carlos Carmona Medina. (Milenio Digital)

Torreón, Coahuila

Carlos Carmona Medina es un joven talento creador lagunero y actualmente vive y trabaja como un artista visual independiente en países como Francia, Rumanía Noruega, Inglaterra, Europa y Estados Unidos, pero que a su vez regresa de forma periódica a este que es su lugar de origen. 

"Soy de Lerdo, Durango. Comencé desde niño tomando clases en diferentes casas de la cultura en Lerdo, Gómez Palacio y Torreón, en donde llevé un taller con el maestro Tomás Ledesma. Soy un creador abierto a trabajar en diversas disciplinas. Salí de la región a los 16 años para prepararme, pero regreso continuamente, me gusta pensar que La Laguna para mi es el punto de partida, un lugar que no ha perdido su encanto", compartió.

Carlos Carmona Medina es egresado de la Universidad de Arte y Diseño de Cluj-Napoca con una beca del gobierno rumano. Terminó una maestría en literatura mexicana y una licenciatura en Artes Plásticas y pintura en la Universidad Veracruzana.

A respuesta sobre cómo percibe el entorno y manejo cultural en la Comarca Lagunera, como un joven creador artístico que pertenece a esta región y que a su vez trabaja fuera de ella, comentó:

"Es un hecho que en otros países le dan mayor prioridad y valor a la cultura y a sus creadores artísticos. Otra cosa y muy importante es que muchos han sabido crear un mercado que consume el trabajo y da apoyo a sus artistas".

En comparación a México existe la tradición de vivir del Estado y hasta ahora las únicas posibilidades de prestigio para los artistas son las becas del FONCA, las que no son para nada jugosas. "Si te va bien como artista es cuando te sacas una beca de ese tipo".

"Ahora el Estado es el único que provee económicamente a los artistas, entonces habría que crear más alternativas".

Dijo que se deberían ver a los creadores artísticos como parte de la sociedad, que a su vez sean tomados en cuenta por el gobierno, como por ejemplo para el diseño de mapas, calles y realmente generar el trabajo para ellos.

"Acá se nos ha dejado mucho de lado porque como artistas hemos perdido el control. Imaginen que los artistas pudieran aportar calidad a todo lo que se consume en un lugar, incluyendo la televisión".

Señala que en la Comarca Lagunera existe el talento artístico y ahora se trata de un compromiso social que no solo es labor de los artistas, pero que tampoco se trata de la idea de educar al público, sino que ambos están obligados a entenderse, "por su parte el público no es tonto y sabe reconocer un trabajo de calidad".

Siente que aquí a los artistas se les sigue viendo como algo de bajo nivel. "En la región somos pocos los creadores artísticos y muy maltratados. Por otra parte somos tan orgullosos que en vez de apoyarnos nos metemos zancadillas todo el tiempo y eso es una cosa que resalta mucho en este lugar, no hay conciencia del grupo, a mí por ejemplo me queda claro que conviene que haya más artistas, porque eso permite que existan más galerías, que haya más difusión, más venta y más posibilidades para todos".

Dijo que hay un gran desconocimiento del arte como mercado, el arte al fin de cuentas es un negocio, "cuando te asumes como artista te asumes como un pequeño empresario y como tal tienes que comprometerte".

"Y como artista también tienes el compromiso de apoyar a los demás, consumiendo eventos, libros, etc..".

Asegura que pareciera que existe una eterna rivalidad entre ciudades: Lerdo, Gómez Palacio y Torreón, mucho por parte de las mismas administraciones culturales y del municipio.

"Con un modo de trabajar que se vuelve pura grilla, de personajes que son los mismos y que solo cambian de lugar aunque cambie el gobierno, en un punto de vista más personal debemos tener una visión más global de las cosas y reconocernos como parte no solo de la Laguna si no de México, Latinoamérica y del resto del mundo".

Señaló que el no ampliar el panorama, es también uno de los problemas de los Institutos de Cultura, hay otras maneras de hacer las cosas, en la región hay gente con talento y dispuesta a apostar por cosas propositivas a su comunidad.

"Acá se nos ha dejado mucho de lado porque como artistas hemos perdido el control. Imaginen que los artistas pudieran aportar calidad a todo lo que se consume en un lugar, incluyendo la televisión".

"Por ejemplo ahora el internet nos abre posibilidades como el de traer exposiciones de calidad, abrir espacios a gente interesada y a los jóvenes creadores con talento. Falta diversificar".

Destacó que a nivel comercial ofrecer alternativas. "Ya existen importantes iniciativas como Moreleando, Ruedas del Desierto, entre otras. Que demuestran que si hay gente que se mata el lomo haciendo cultura acá".

"Lo que resulta interesante es que aunque se cierren oportunidades cada quien lleva su propio camino. Existen algunos que se niegan a ver la realidad".

No puedo negar que el salir de aquí te abre opciones, aunque en mi caso siempre regreso a la Laguna con todo el gusto de ver que hay gente que sigue haciendo cosas, que lucha por destacar, para un creador artístico no todo es fácil, aún estando en países que parecen ser avanzados, finalizó.