Pintores crean arte con niños discapacitados

La Fundación Pasos, que se dedica a atenderlos, realizó esta venta en el Museo Soumaya, donde el cuadro mejor vendido alcanzó 49 mil pesos.
Con esta colaboración se propone difundir una cultura de integración y de convivencia en la diversidad.
Con esta colaboración se propone difundir una cultura de integración y de convivencia en la diversidad. (Jesús Quintanar)

México

La quinta edición de Encuentro de artistas, subasta organizada por la Fundación Pasos, ha sido la más exitosa, según Karina Chowanczak, directora de esta organización: “No se alcanzó la meta económica, pero ha sido el evento con más cuadros, con mayor cantidad de asistentes y sobre todo donde se ha comprendido la importancia de convivir en la diversidad”.

En su sede, ubicada en avenida Universidad 1687, colonia Chimalistac, Pasos atiende desde hace 10 años a cerca de 20 niños en el Centro de Día; a otros 90 se les brinda terapia y también se recibe a 40 niños en los diferentes talleres artísticos —que incluyen plástica, escultura, teatro, música y yoga— abiertos a todo el público.

Su tarea es brindar una atención integral: tratamiento a los niños, asesoría y acompañamiento a los familiares, detección temprana de alteraciones de desarrollo y un  centro de día para chicos que ya tienen diagnóstico y que, además, pueden ser incluidos en escuelas o socialmente.

Además se propone difundir una cultura de integración y de convivencia en la diversidad. Por ello desde hace cinco años, a través del programa Pasos a la obra, el taller de pintura es un vehículo para que los niños atendidos por la fundación elaboren un cuadro, que será intervenido por un pintor conocido y después subastado en un acto llamado Encuentro con artistas, los noveles y los consagrados. Entre los creadores que intervinieron las obras de los menores figuran Alberto Castro Leñero, Gabriel Macotela, Vicente Rojo y Julio Sánchez, entre otros.

La subasta del jueves por la noche tuvo lugar en el Museo Soumaya, en la colonia Granada; asistieron alrededor de 350 personas y se vendieron 28 cuadros. El cuadro más caro se vendió en 49 mil pesos, y fue el titulado La muñequita, hecho por el pintor argentino Javier Gutiérrez Orrico y Fernanda Ramírez.

“Es muy gratificante participar en un proyecto así; es un acto de amor porque no participamos por dinero. He estado relacionado con todo, y participé en los talleres con los chicos, lo que es una motivación para las personas que buscamos un bien común”, dijo Gutiérrez Orrico.

El vestíbulo del museo reunió a mucha gente que tuvo en común contribuir. Un ejemplo fue el pintor Jesús Díaz, quien, tras la puja de su cuadro, corrió a abrazar al coautor, Andrés Rosales. Juntos se tomaron fotografías, platicaron y se estrecharon.

“Para mí esto es un honor, y representa una oportunidad de regresarle a la vida lo que le ha dado a uno, ayudando a niños que tienen diferentes situaciones para enfrentar la vida. Es algo que te llena el alma”, dijo Díaz.

Chowanczak asegura que Encuentro de artistas fue misión cumplida: “Para nosotros es como una microrrevolución en el sentido que acontece lo inesperado y se da esta convivencia por un solo objetivo: la diversidad”.