Arte, música y comida en festejos del INAH

Abren exposición de Leopoldo Méndez en el auditorio Salvador Toscano.

Pachuca

La fiesta por los 75 años del Instituto Nacional de Antropología e Historia tuvo música, comida y arte en Hidalgo. En el marco del aniversario, se llevaron a cabo varias actividades como mesas redondas y la apertura de la exposición de Leopoldo Méndez en el vestíbulo del auditorio Salvador Toscano.

La muestra que estará abierta hasta agosto próximo reúne una docena de los trabajos del grabador mexicano, destacando el mural “Maguey, mito y realidad”, pieza que estuvo perdido por varios años pese a que es una de las más importantes del artista.

“Esta exposición está pactada hasta agosto, el 3 de agosto, pero nuestro interés es que dependiendo de la afluencia y si vemos que tiene éxito como lo ha tenido el mural que ya tiene toda una libreta de comentarios. Si esto hace que los hidalguenses nos visitan con gusto voy a pedir una prórroga”, señaló el delegado del INAH en Hidalgo, Rodolfo Palma Rojo.

Este mural representa la época posrevolucionaria, donde en la parte central hay un maguey con la silueta de una mujer adentro; en el fondo hay escenas de vida rural. Lo destacado de la obra es que si bien hay formas de ocho metros cuadrados, también pequeñas figuras de menos de cinco centímetros, pero tan bien hechas que son perceptibles para el más despistado espectador.

La exposición viene en apoyo con el Museo del Estanquillo, recinto que por medio de Carlos Monsiváis recibió más de 600 obras de Leopoldo Méndez, quien este año cumple 45 años de fallecido, por lo que podría recibir un homenaje a lo largo de 2014.

“La relación con el Museo del Estanquillo comienza con la instalación del mural, vimos colocarlo. Penamos que sería caballeroso hablar con los hijos (de Leopoldo Méndez), no nos fue posible. Nos aventuramos a ponerlo y en esas pesquisas contactamos a Pablo Méndez, quien también funge como curador de la exposición”, añadió el delegado.

El mural tiene una larga historia, pues en más de 40 años de existencia ya visitó Europa, Sudamérica y varias partes del país, hasta que lo encontraron en Hidalgo de donde salió para el INAH para que fuera expuesto en Pachuca.

La exposición de Leopoldo Méndez seguirá hasta agosto, pero como coincidió su inauguración con el 75 aniversario del INAH la institución preparó otros eventos para festejar, surgiendo así la presentación de las bandas de viento San Juan y Flor de Café, originarias de Calnali.

Fueron 25 canciones las que interpretaron los músicos en el interior del ex convento de San Francisco, mostrando la cultura de la región que mantiene la tradición indígena en su gente, pero sin negar el mestizaje que la distingue ya en el siglo XXI.

Interpretaciones que según explicó el presidente municipal de Calnali, Rodrigo Rodríguez, son una muestra de lo que veremos en las próximas semanas con el Carnaval, donde más de dos mil personas se disfrazan para despedir la fiesta antes de la Cuaresma.

La última parte del concierto fue en la plaza Aniceto Ortega para desplazarse a las oficinas del INAH en Pachuca, donde concluyó la música pero no la fiesta ya que a las decenas de asistentes les aguardaba una muestra gastronómica de Calnali.

“Es para que todo Pachuca sepa que estamos de fiesta”, señaló finalmente el delegado del INAH en Hidalgo.

Con Historia

El 3 de febrero de 1939, por decreto presidencial, se funda el Instituto Nacional de Antropología e Historia. Su misión es la de fortalecer la identidad y memoria de la sociedad mexicana. Es por ello que el delegado el INAH en hidalgo, Leopoldo Palma Rojo, señaló que es una institución única en el mundo ya que en otras partes esos objetivos se las reparten diversas instancias.

“Es cercano a la expropiación petrolera, es posrevolución, era importante tener una institución. Es un grupo de personas, un grupo de intelectuales que deciden crear una institución única, es una la encargada de investigar, conservar y difundir el patrimonio de los mexicanos”, señaló Palma Rojo.

En su visión, el Instituto señala que tiene plena facultad normativa y rectora en la protección y conservación del patrimonio cultural tangible e intangible, y se encuentra a la vanguardia gracias a su nivel de excelencia en investigación y en la formación de profesionales en el ámbito de su competencia.

“Somos únicos en publicaciones de antropología física, de lingüística, de arqueología no se diga, de antropología social, pero con una visión que conjuga la antropología y la historia”, añadió el delegado sobre el trabajo del INAH.