Art déco en Monterrey, de la modernidad al abandono

Este tipo arquitectónico lucha por sobrevivir en la metrópoli pues, según especialistas, los inmuebles de este tipo se encuentran sin protección legal y muchos de ellos en desuso.
La fachada del Hospital Civil, que estuvo a cargo de ingenieros regiomontanos, resguarda características.
La fachada del Hospital Civil, que estuvo a cargo de ingenieros regiomontanos, resguarda características. (Especial)

Monterrey

Después de la Revolución Mexicana el país se proponía entrar a la modernidad, y Monterrey no estaba alejada de esa corriente.

Arquitectónicamente a la ciudad llegarían inmuebles con dimensiones y diseños no vistos anteriormente. Expertos en el tema apuntan al Antiguo Palacio Federal, construido entre 1928 y 1930, como el detonante de un nuevo estilo: el art déco.

A partir de éste nuevo lenguaje la arquitectura en la ciudad –tanto la oficial como la domiciliaria- tomaría un cambio radical que, si bien hoy sobreviven algunos ejemplos, la gran mayoría se encuentra en desuso y en riesgo.

Especialistas de la Universidad de Monterrey (UDEM), del Consejo para la Cultura y las Artes del estado (Conarte) y del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) resaltan la belleza de las construcciones art déco en la ciudad, haciendo hincapié en la ausencia de su protección legal.

IRRUMPE EN LA CIUDAD

Aunque la clasificación como estilo o lenguaje arquitectónico del art déco llegaría hasta los 70 del siglo pasado, el origen de la corriente se sitúa en 1925 cuando se realiza la Exposición Internacional de las Artes Decorativas (de ahí el art-deco) e Industriales Modernas celebrada en París.

A la compañía Fomento y Urbanización SA (FYUSA) se debe la irrupción de este lenguaje arquitectónico en Monterrey con dos obras cumbres: el Antiguo Palacio Federal y la Escuela Industrial “Álvaro Obregón”, ambas inauguradas el mismo día de 1930.

“Aquí en Monterrey se pensó en un edificio que viniera a ayudar a la administración pública y se pensó en Palacio Federal que fuera lo más moderno posible, utilizando los nuevos materiales apoyándose en las cuestiones decorativas francesas y norteamericanas”, apunta el catedrático Rodrigo Ledesma Gómez, de la UDEM.

El también llamado “Edificio de Correos” fue el primero con cuatro pisos de altura –por muchos años el más alto de Monterrey- además de ser diferente gracias a su diseño decó.

Este estilo o lenguaje arquitectónico llegaría, a veces de manera directa o más sutil, en el desarrollo de escuelas, cines, edificios públicos y, de forma masiva, en las casas habitación, de prácticamente todo el centro de la ciudad.

Incluso, todavía en versiones más discretas hoy es posible ver algunas casas en sectores como Mitras, Linda Vista o en la colonia Anáhuac bajo este diseño.

“Con estos edificios se decía que la ciudad de Monterrey se estaba modernizando al máximo”, agrega Ledesma.

LOS QUE SOBREVIVEN

El abandono del centro de Monterrey ha propiciado, como en muchas construcciones, la pérdida de este estilo arquitectónico.

Para Benjamín Valdez Fernández, del INAH, el ejemplo más dramático es la Calzada Madero que de ser un referente en arquitectura déco hoy apenas le sobreviven algunos ejemplos relevantes de este estilo.

En un catálogo elaborado por el INAH y Conarte se cuantificaron más de mil 200 propiedades de arquitectura moderna, donde se encuentra el art déco.

Actualmente un equipo que trabaja en coordinación con el Instituto Nacional de Bellas Artes desarrolla una actualización del catálogo de inmuebles de siglo XX para el estado de Nuevo León.

:CLAVES

CONTRA LA DECADENCIA

El cine Reforma y el Florida, que tuvieron ornamentos art déco, quedaron indefensos hace un par de años y fueron derrumbados, dijo Benjamín Valdez Fernández, del INAH.

La falta de difusión en la importancia de conservar este estilo ha llevado a muchas de las casas habitación del centro a ser modificadas o derrumbadas, señaló Ana Cristina Mancillas, coordinadora de Patrimonio Cultural de Conarte.

El Instituto Nacional de Bellas Artes colabora actualmente con un equipo local en la modernización del catálogo de inmuebles del siglo XX para el estado de Nuevo León.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]