Quince años documentando la jurisprudencia de México

Aunque estudió Contaduría, Armando Ríos Jáquez encontró una pasión mayor: recopilar primero escudos heráldicos de apellidos, luego archivos de leyes y derecho de los que ya tiene 70 libros.

Torreón, Coahuila

Su labor de recopilación de documentos de jurisprudencia e históricos de México comenzó hace quince años. Primero de escudos heráldicos de apellidos, incluso en La Opinión le empezaron a publicar todos los días.

Consiguió 15 mil escudos heráldicos de apellidos, al ser cuestión de moda, hubo muchas personas a las que les interesó saber el primer personaje que utilizó su apellido en España.

Pero la moda pasó y Armando Ríos Jáquez, se dedicó sólo a reunir documentos primero de leyes y luego de historia. Con más de 70 obras, ha emprendido un nuevo proyecto: Que 250 años de la historia de México ya digitalizadas por él, puedan llegar a las escuelas y bibliotecas de México. Es La Laguna, la primer región a la que quiere hacerlo llegar.

"Es económico el disco se vende en mil pesos, pero a las escuelas solo se lo venderemos por 200 pesos y tendrán un disco que abarca toda la historia de México durante 250 años con más de 16 mil documentos".

Falta que las autoridades de Educación, decidan escucharlo y apoyar esta iniciativa. Su espacio es pequeño, pero muestra con orgullo todos los libros de su autoría que forman parte de su acervo.

Un lugar sencillo, al igual que el modo en el que Ríos Jáquez se mostraba tal y como es, como son sus libros, como es su historia.

¿Cómo nació su deseo de ser recopilador de documentos?
Nació porque tuve a mi abuelo paterno don Ciriaco Ríos, de Nazas, Durango, quien fue maestro rural toda su vida y tenía una pequeña biblioteca y allá por el año de 1985-90 fui a su casa, que ya estaba derruida y me encontré un librito abajo de unos adobes, todavía semi destruido, es un libro que tiene unas sentencias en latín y en español de leyes que se me hicieron interesantes.

De allí comencé a preguntar a unos amigos abogados para saber de qué se trataba este libro, en ese entonces no sabía nada de leyes. Yo estudié para contador, no terminé, daba clases en academias comerciales de contabilidad, cálculos mercantiles.

Me he dedicado muchos años a la contabilidad, pero hace 15 años me convertí en recopilador y comencé a imprimir libros para venderlos primero a los abogados y luego a los historiadores.

Esta obra que fue la primera y me la prologó el licenciado Sotomayor Garza, “Prontuario Jurídico, Recopilación de Temáticas, reglas máximas, aforismos y principios de derecho”.

Fue interesante porque maneja oraciones y frases en latín que sirven para impactar a aquellos que no han estudiado.

¿Cuánto se tarda en hacer esta recopilación?
Empecé con un libro que tiene 580 frases y se me hicieron pocas, por lo que tuve que buscar libros o ir a donde estén que tengan más frases para entresacarlas.

Entonces anduve en la biblioteca central de la UNAM, en las de San Luis Potosí, Querétaro y de aquí, pero no encontré nada. Este proceso duró 6 meses para obtener información y logré hacer este libro que tiene siete mil 500 frases.

Lo estuve vendiendo bien con los abogados. Después de este libro hice otro importante, una obra en 12 tomos que es una recopilación de todo el trabajo que hizo el emperador Justiniano por el año 528 después de Cristo en tres idiomas: latín inglés y español.

Es un libro que hace 10 años existía únicamente en las bibliotecas de Europa y están sólo en dos idiomas. Yo me atreví a hacerlo en tres, juntando las versiones más reconocidas, uniendo párrafo por párrafo de todas las versiones y se vendió muy bien.

Es una enciclopedia en doce tomos, es el libro del Derecho Romano.

Se ha especializado en temas de documentos de leyes?
Tengo cinco libros de derecho y otros tantos de historia de México.

Una obra en cinco tomos llamada: “Juicios y Causas Procesales de los Personajes de la Guerra por la Independencia de México", aquí están los juicios de Hidalgo, Allende, Abasolo, Jiménez, Aldama, de Fray Servando Teresa de Mier.

"Todavía llegan a mi poder libros, y los ‘escaneo’ para ir aumentando el acervo y sacamos un complemento del primer disco con más información”.

También las ejecuciones sumarias como la de Javier Mina, Pedro Moreno, personajes que intervinieron en la guerra de Independencia.

¿Dónde y de qué manera se pueden conseguir?
Eso es lo interesante. Después de estos libros hice una obra fabulosa: “México, 250 años de historia en documentos”. El libro número uno tiene 700 páginas.

La colección completa tiene 55 tomos e incluyen las transcripciones de los documentos más importantes que ha habido desde 1753 hasta el 2003, son 250 años de historia.

El primer documento es el acta de bautizo de don Miguel Hidalgo y Costilla y de allí partimos hasta 2003. Son 15 mil 700 documentos que hablan de todo lo que pasó desde el punto de vista de enemigos, amigos, insurgentes, realistas, revolucionarios, porfiristas y huertistas.

Abarcan las tres principales etapas de nuestra historia como lo es la Independencia, pos-Independencia hasta Benito Juárez, la etapa porfirista y luego la de la Revolución.

Al ser una obra tan grande, se ha digitalizado y se tiene toda la compilación en un disco.

¿Con qué intención se realizó está digitalización de la historia de México y cómo se dio este proceso?
Mi intención es que este disco esté a la mano de todas las bibliotecas y todas las escuelas primarias y preparatorias de todo el país, son miles, pero podemos empezar por las de la región.

Al estar la información en la computadora desde el libro uno al 55 en formato Word y PDF, para su fácil manejo. La digitalización se dio escribiéndola frente a mi computadora.

Me proveí, no de los documentos originales, sino de las copias fotostáticas que existen en el Archivo General de la Nación, en el Archivo Histórico de la UNAM, en el Archivo General de Indias en Sevilla, España y en todas las bibliotecas a donde fui que tenían documentos históricos los copié, aquí hice las transcripciones.

Sentado en mi antigua silla de madera, que además no me cansa. Tengo diez años sentado en ella y no me canso de transcribir. Todos los documentos tienen su fuente, su referencia bibliográfica.

¿Sería muy útil para los estudiantes?
Quiero que este disco esté en todas las escuelas. Es muy fácil abrir un libro y encontrar los documentos que se necesiten con tan sólo indicar una fecha en el buscador.

Al seleccionarse se puede imprimir para colocarlo en periódicos murales como efemérides, o realizar trabajos, pero sobre todo aprender.

¿Ha entrado en contacto con alguna autoridad de Educación para plantear su proyecto?
No. Aquí en Torreón apenas hice el contacto con una señorita María Fernanda (Toraño), no recuerdo el apellido que es la encargada de las bibliotecas en la presidencia de Torreón, pero vamos muy lento.

Me han recomendado que vaya con el director del Archivo Municipal, también he planteado para que Milenio saque alguna publicación con la información de esta historia.

Esto lo vamos a empezar a nivel regional en el municipio de Nazas, en bibliotecas y escuelas primarias, secundarias y preparatorias, son 40 instituciones, y la próxima semana vamos a surtir a cada escuela y biblioteca de un disco.

Esto es totalmente económico, el disco se vende en mil pesos, pero a las escuelas solo se lo venderemos por 200 pesos y tendrán un disco que abarca toda la historia de México durante 250 años con más de 16 mil documentos, que en los tomos impresos llegan a venderse hasta en 40 mil pesos.