Argentina y Reino Unido se encontraron en la FIL

Justin McKenzie, diplomático británico, anuncia que ya se preparan para reflejar lo mejor de su país, forjar nuevos vínculos y “celebrar la fascinación de uno por la cultura del otro”.
En la feria participaron más de 2 mil editoriales de 43 países.
En la feria participaron más de 2 mil editoriales de 43 países. (Especial)

Guadalajara

Sin mencionar nombres y a manera de respuesta a una petición planteada en la ceremonia en la que el Reino Unido recibió de Argentina la distinción de invitado de honor de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, Justin McKenzie, encargado de Negocios de la embajada británica en México, explicó —en son de broma— que aun cuando la presencia de Ringo Starr y Paul McCartney no está garantizada, ya trabajan para asegurarse de que el pabellón británico en la FIL, además de un nutrido programa cultural y educativo, refleje lo mejor de la creatividad británica y contribuya a forjar nuevos vínculos.

En un acto en el que estuvieron presentes el rector de la Universidad de Guadalajara, Tonatiuh Bravo Padilla, y el presidente del Comité Organizador de la FIL, Raúl Padilla López, el diplomático reconoció que 2015 constituirá una posibilidad para que su país y Argentina colaboren de una manera más estrecha en las artes y las industrias creativas, así como en áreas como la educación, innovación, ciencia y negocios.

“Ese año, en especial, se celebrará la fascinación que tenemos el uno por la cultura del otro y sentará las bases de una nueva era en nuestra relación. Nuestra ambición es propiciar nuevos contactos, logrando una mejor comprensión de las realidades contemporáneas en nuestros países, así como las oportunidades de colaborar”, añadió.

Del azul al rojo; de Julio Cortázar a Shakespeare; del español al inglés. De Argentina al Reino Unido, dos países que han enfrentado diferencias diplomáticas y territoriales durante décadas, y que se encontraron en la cultura, ahora a través de la escritura y de la FIL de Guadalajara.

El acto del traspaso de estafeta como país invitado de honor tuvo ayer uno de sus capítulos más emblemáticos, al despedir a Argentina y darle la bienvenida al Reino Unido: “Sabemos que los pueblos necesitan dirimir sus asuntos trascendentales, sus asuntos pendientes, con la paz y el diálogo.

“La FIL de Guadalajara es, sin duda, uno de los tribunales máximos de la palabra y, por eso, quizá sea el ámbito más preciso y privilegiado para imaginar otra mesa de diálogo, en la que podamos decir las palabras que en estos tiempos que vivimos necesitamos y merecemos oír”, dijo la ministra de Cultura de Argentina, Teresa Parodi.

La funcionaria también manifestó su deseo de desterrar las acciones violentas que dañan y destruyen irracionalmente: “Que la palabra ‘desapareció’ nunca más sea pronunciada entre nosotros”, comentó con el deseo de que nunca más se dé “un corazón roto por intentar un mundo mejor”.

Diversidad cultural

La partida de Vicente Leñero tomó a la mayoría de la comunidad literaria en la capital jalisciense. De manera inesperada vino el presidente de Uruguay, José Mujica. Se encarceló a tres ladrones de libros, aunque después quedaron libres porque ni la Universidad de Guadalajara ni la FIL ratificaron la denuncia. Cosas que pasan en esta feria, el encuentro editorial que se consolida como el más importante en el ámbito de la lengua hispana.

Más de dos mil casas editoriales, de 43 países; alrededor de 650 escritores, más de 20 mil profesionales del libro; autores que causaron revuelo en la feria, como Yuya, John Katzenbach, Ken Follet y Arturo Pérez Reverte, como ejemplos de una feria que apuesta por lograr un mayor número de visitantes y, en especial, por agilizar el ingreso a la zona de la Expo Guadalajara, que en días de feria se ve saturada por los automóviles.

Durante la presentación del balance, Magdalena Faillace, directora de Asuntos Culturales del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Argentina, dijo que uno de los objetivos de su presencia en la FIL fue mostrar la diversidad cultural de su país, la cual se refleja a través de los imaginarios de distintas regiones, de paisajes, “de distintos lenguajes que conviven en nuestra literatura: desde literatura fantástica hasta los homenajes que hemos hecho a Julio Cortázar”.

Un diálogo entre México y Argentina que se realiza a lo largo del año, pero que en la FIL de Guadalajara se concentró durante nueves días de encuentros y desencuentros.

Asistentes y negocios

Con la visita del presidente de Uruguay, José Mujica, como un cerrojazo con broche de oro, terminaron ayer los nueve días de actividades de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara 2014, la cual ha superado el número de asistentes del año pasado, cuando rondó las 751 mil.

“La FIL de Guadalajara fue, como los habíamos previsto, un festejo enorme para quienes nos apasionamos con los libros, el conocimiento y su poder transformador. Grandes figuras del pensamiento, la ciencia y la literatura nos visitaron durante este año: según la estimación de la oficina de ingreso serán más de 767 mil asistentes que recorrieron la feria”.

Al presentar un balance de actividades del encuentro editorial y literario, Raúl Padilla López, presidente del Comité Organizador de la FIL, señaló que, de acuerdo con información de los editores, a lo largo de los nueve días la feria tuvo un volumen estimado de negocios del orden de 41 millones de dólares, que incluyen ventas directas al público y transacciones entre profesionales, la cual es una cifra similar a la de 2013.

Entre los datos que presentó se encuentran que al menos el 90 por ciento de quienes asistieron a los pasillos de la Expo Guadalajara cuando menos se llevaron un libro, aun cuando no se pueden dar más datos porque todo se trabaja mediante encuestas.