El Archivo Municipal, sólo una bodega más

La instancia encargada de resguardar documentos históricos y de gestión en Torreón, se encuentra prácticamente en hacinamiento por falta de espacio, señaló su director, Rodolfo Esparza.
El sitio se ha convertido en una especie de almacén.
El sitio se ha convertido en una especie de almacén. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

Más que ser el Archivo Municipal de Torreón, las instalaciones que ocupa esta instancia encargada del resguardo de documentos históricos y de gestión, ubicada en la calle Acuña en el centro de la ciudad, está convertida en una bodega.

Los trabajadores así como los mismos documentos, se encuentran prácticamente en hacinamiento ante la falta de espacio, según reconoció su director, Rodolfo Esparza Cárdenas.

El lugar era antes llamado Instituto de Documentación y Archivo Histórico "Eduardo Guerra".

En un recorrido guiado por su titular a través de los casi dos mil metros cuadrados que lo componen, aseguró que desde hace tiempo se viene proyectando la construcción de un nuevo espacio que permita una mejor clasificación, manejo y almacenamiento de los documentos.

Señaló que de acuerdo a la nueva reglamentación municipal, el sitio ha dejado de ser histórico, para convertirse únicamente en receptor de archivos del ayuntamiento.

"Está incluyendo funciones que significan una ampliación a los servicios respecto a lo que tradicionalmente es un archivo, que en este caso es el resguardo, haciendo cumplir la Ley de Archivos Públicos", dijo.

El director comentó que todos los documentos están debidamente clasificados, sin embargo reconoció que el espacio es ya reducido, ya que deben acomodar enormes estantes en las distintas áreas del inmueble, además de cientos de cajas apiladas en el piso de varios almacenes.

BODEGA DE ARCHIVO MUERTO

Después de cumplirse determinado plazo, cada documento municipal se almacena en áreas de trámite y gestión, que son propiedad de las propias direcciones generales del Ayuntamiento, sin que pierdan responsabilidad sobre el uso de los papeles.

La actual administración municipal autorizó un millón de pesos para su aplicación en el lugar, pero aún no han bajado esos recursos.

"Es que tienen que estar turnados aquí. Llegan al archivo de concentración en donde tienen que perdurar los documentos que en la mayoría deben conservarse, en otros casos hay plazos establecidos en la ley, pero en términos generales deben estar hasta treinta años en resguardo", indicó.

Con una importante cantidad de empleados, el trabajo diario de la mayoría se canaliza a la digitalización de documentos, ya que permite agilizar diversos trámites.

Sin embargo, no cuentan con escáners especializados para digitalizar grandes volúmenes de documentos y sólo disponen de un aparato de grandes dimensiones.

"Se planea un proyecto de la construcción de un archivo que tenga las condiciones físicas, técnicas para esto. En Coahuila no hay ningún archivo que tenga un edificio hecho exclusivamente para archivar sus documentos", cerró.