Archivo hache: El libro internacional del 2013

Laberinto
Franco Moretti (Cortesía)

Ciudad de México

Un libro especialmente relevante en el 2013 internacional: The Bourgeois. Between History and Literature (Verso) de Franco Moretti.

Según el Manifiestode Marx y Engels, el comunismo solo puede partir de los logros de la burguesía, que quizá pueden definirse como una profanación y desencantamiento de todas las prácticas.

Lo burgués: lo prosaico. Moretti escribe: “el burgués se revela como más capaz de ejercer poder dentro de la esfera económica que capaz de establecer una presencia política y formular una cultura general”.

Las preguntas que atraviesan el libro de Moretti son, entonces, ¿qué es lo burgués? ¿Dónde reconocerlo?

“Las historias y lo estilos, ahí es donde encuentro lo burgués... La regularidad —no el desequilibrio— fue la gran invención narrativa de la Europa burguesa”, escribe.

Según Moretti, lo burgués es la posesión de claridad intelectual y comercial y, en general, claridad de metas (aunque nunca heroicas).

La aristocracia se idealizó a sí misma; la burguesía, en cambio, se caracterizó por su color gris.

El libro de Moretti, enciclopédico y sucinto, salta de Machado a Balzac, de Pérez Galdós a Giovanni Verga, de Dostoievsky a Ibsen, para concluir que el único heroísmo de la burguesía fue su prosa literaria.

¿Qué fue, entonces, lo burgués, según Moretti? Sobre todo, la prosa analítica. La prosa como polémica racional, la prosa que comprende el engaño de las metáforas y lo deja atrás, como una mujer —dice— que se desengaña de un varón y lo abandona.

La conclusión de Moretti —consciente de la indispensable ironía— es que lo burgués ha desaparecido, pero su existencia consistió en una voluntad de honestidad. Según Moretti, la figura del burgués fue gris, casi indistinta, pero si queremos comprenderla, antes de sepultarla por completo, debemos reconocer que su gran legado es su prosa.

La prosa burguesa —he aquí el grave problema— es la prosa de la novela del siglo XX todavía; la prosa de la crítica literaria, el periodismo, la psicología, la filosofía y la academia.

El libro de Moretti es relativamente breve, sencillo, prácticamente burgués (y esta paradoja no pudo escapársele a Moretti).

Lo burgués: lo “realista”, lo práctico, en suma, literalmente lo prosaico.

En el 2013, Verso publicó otro libro de Moretti: Distant Reading, que merece comentario aparte, aunque, a pesar de lo aparente, posee menos implicaciones que The Bourgeois, cuya forma y conclusiones son devastadoras para muchas áreas donde lo burgués, a pesar de ya ser un espectro (o precisamente debido a ello) rige.

La obra de Moretti atraviesa una transición. Estos dos libros recientes lo manifiestan y lo marcan como unos de los pensadores más interesantes del periodo presente.

No perdamos de vista a Moretti.