Arandas realiza su primer inventario de Patrimonio cultural

El municipio convocó a cuatro especialistas que registran acervos de acuerdo a las líneas marcadas por la UNESCO y dependencias estatales y nacionales.

Guadalajara


El patrimonio cultural se integra por los valores, material: muebles, natural o zonas de protección e inmaterial según marca la Organización de las Naciones
Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura UNESCO.

A estas cuatro líneas se apega un grupo de especialistas que impulsados por el ayuntamiento de Arandas, Jalisco está a punto de presentar el primer proyecto en su tipo por la profundidad de la investigación para conformar el inventario cultural municipal. 

Uno de los aspectos interesantes es que una parte de este equipo de investigadores ha comenzado a tender puentes con autoridades de otros municipios para ayudarles a replicar la experiencia. 

Esta iniciativa comenzó a trabajarse desde antes de que la LX Legislatura aprobara la iniciativa a las reformas de Ley de Patrimonio Cultural del Estado de Jalisco y sus municipios. El proyecto implica generar un inventario integral, involucrar a la población para que conozca y aprenda a cuidarlo. A partir de las últimas reformas a la ley mencionada los municipios ya pueden generar su propio inventario de Patrimonio Cultural, a través de las casas de cultura o de un responsable que asigne la presidencia municipal.

Pero Carlos Hernández junto con Ángeles García lideran la investigación que es hasta ahora única en su tipo por todas las acciones que comprende. Hernández asume la línea de inmaterial que corresponde a oficios, festividades y expresiones culturales y García indaga sobre el patrimonio mueble que clasifica los objetos con valor artístico, religioso, etnografía, arqueológico, histórico y social. Al equipo se integra Héctor Manuel de Alba Esquivias, biólogo en lo referente al patrimonio natural, quien ya hizo un proyecto previo, pues esta parte exige un estudio amplio que incluye poblaciones endémicas, análisis climático y otros.  

La doctora en historia de arte medieval Jessica Marcelli Sánchez es responsable de área material que comprende casas, templos, haciendas. Hernández, quien ha seguido el proceso de la legislación desde el 2010, asegura que en las visitas que han realizado a las delegaciones han descubierto una especie de rompimiento con la parte de las formas de vida tradicional y afirma que con ello gran parte del patrimonio se perdía.

“En la ciudad de Arandas es poco lo que queda vivo, pero bien vale la pena lo que encontramos, por ejemplo está el último taller de fragua, que es el trabajo de hierro para forjar desde herramientas de trabajo hasta canceles. Considero que es patrimonial porque fue una de las formas de vida que le dio sustento al municipio, también hay telares artesanales aún”.

En lo que corresponde a inmueble Arandas posee una catedral de estilo neogótico hecha por Ignacio Díaz Morales que habla de una riqueza arquitectónica, templos antiguos, ex haciendas, cementerios, kioskos y zonas arqueológicas importantes, señala García, y agrega que en materia natural, se detectó el lago
Agua Negra en la delegación de Martínez Valadéz, que como su nombre dice, el fondo del lacustre es totalmente oscuro, además de un par de cerros con características de biodiversidad que es necesario preservar.

García tiene claro que al igual que en cualquier tipo de negocio, el inventario es elemental para saber con lo que se cuenta y, en este caso, hace posible que se
cuide y se proteja. Para levantar el registro ha llegado hasta el interior de los hogares donde ha detectado otografías y piezas de la cotidianidad, pero parte importante que está realizando este grupo es la socialización. Para ello habilitaron un perfil de Facebook que conecta a todos los involucrados llamado

El patrimonio nos une. Resalta ejemplos como el de las Hermanas Hernández, unas fotógrafas que fueron muy activas desde los años 40 y generaron un gran
acervo. “Los mismos pobladores se interesaron y rescataron con apoyo del programa PACMYC seis mil negativos de unas hermanas que hacían fotografías de padres.  Algo parecido pasó con las fotos dela familia Ibarra; aquí empezaron un rescate muy bonito conociendo la historia, ese tipo de objetos son los que yo clasifico. Tengo ahora 700 piezas que incluyen las piezas del museo de arqueología”. 

La regidora de Arandas, Martha León Jaúregui, comprendió la trascendencia del proyecto y dio el empuje que el equipo necesitaba. A poco más de un año, el producto e la investigación está listo para entregarse. “Lo ideal es que se replique en todos los municipios, creo que es una iniciativa muy importante, de destinar esfuerzos  para iniciar con su inventario”, concluye Hernández.