Aprendiendo a contar historias en la mesa del desayuno

Por ser hija de Ángeles Mastretta y Héctor Aguilar Camín, la cineasta mexicana Catalina Aguilar Mastretta es heredera de las letras; compartió en Tijuana su más reciente proyecto "Las horas contigo"
Las Horas Contigo
(Cortesía)

Tijuana

"Las horas contigo" es un proyecto cinematográfico bañado por la nostalgia. La ópera prima de Catalina Aguilar Mastretta compite por el premio Mezcal en la próxima edición del Festival de Cine de Guadalajara.

Para Catalina, ser hija de Ángeles Mastretta y de Héctor Aguilar Camín es una oportunidad.

"Esta película pasó y se tuvo la legitimidad que tuvo como proyecto porque tuvimos a Roberto Sneider...la produjo porque le cae bien mi mamá y digamos que tuve acceso a él. Claro que es una bendición. Como cualquier otra cosa que aprendes en tu casa, nosotros aprendimos a contar historias en la mesa del desayuno y mis papás lo hacen profesionalmente. Todas mis tías cuentan historias como maestras. Es como cualquier otro oficio; muchas veces se presta a eso porque infancia es destino", expresó.

"Las horas contigo" narra la historia de tres generaciones de mujeres.

"Esta es una historia muy íntima que cuenta la historia de tres generaciones de mujeres: la abuela, la madre y la nieta. La nieta es muy cercana a su abuela, la abuela está enferma, y la abuela no se va a morir hasta que no resuelva algunas cosas pendientes. Al mismo tiempo, la nieta está embarazada", relató.

Una larga enfermedad de su abuela materna, la mudanza de Catalina a la ciudad de Los Ángeles, California a estudiar cine y la lejanía la llevaron a escribir este guión y después pensar en la película.

"El origen de esta historia viene de cuando mi abuela, la mamá de mi mamá, estuvo enferma. Era una mujer súper vital, su casa era una referencia...la casa de la abuela es el lugar donde siempre regresas. Fue tan larga su enfermedad que se empezó a hacer una rutina estar con ella", dijo.