Como flotar en el aire

El sonido de la armónica, asegura Antonio Serrano, uno de sus grandes intérpretes, "es evocador y solitario.
Antonio Serrano estará en el Zinco Jazz Club.
Antonio Serrano estará en el Zinco Jazz Club. (Especial)

Para percibir el poder de la armónica, basta ver la primera secuencia de Érase una vez en el Oeste, la cinta de Sergio Leone, donde la tensión es acentuada por una armónica lánguida en boca de un personaje apodado Harmonica (Charles Bronson). El tema interpretado por Franco de Gemini es de Ennio Morricone, quien con buena fortuna había recurrido al mismo músico e instrumento en El bueno, el malo y el feo.

El sonido de la armónica, asegura Antonio Serrano, uno de sus grandes intérpretes, "es evocador y solitario. Creo que el poder de la armónica es que habla directamente al corazón". Y las formas empleadas por el madrileño para lograr esto son muy variadas, pues lo mismo toca música clásica que blues y tango, jazz y flamenco. Para comprobarlo, habrá que darse una vuelta mañana al Zinco Jazz Club (Motolinía 20, Centro Histórico), donde, armónica en mano (y en boca), presentará el espectáculo Harmonious, título de su disco más reciente.

Antonio aprendió la armónica con su padre, para luego seguir a tres grandes del instrumento: Larry Adler, Toots Thielemans y Stevie Wonder. Estudió con Adler, de quien aprendió muchas cosas ("quizá la más importante: que la excelencia en la música solo se consigue con amor y mucho trabajo"), además de tocar varias ocasiones con él. Lo mismo hizo con Thielemans, de quien le fascina "su imaginación para improvisar. Aprendí mucho transcribiendo sus solos. Grabar y tocar con él han sido sueños hechos realidad".

Aunque más popular en el terreno del blues, la armónica encuentra acomodo en otros géneros, si bien Serrano piensa que no es un instrumento al que le falte reconocimiento en otros terrenos. "Solo faltan más intérpretes buenos para que se reconozca mas".

Sin redes de protección, el músico interpretará los temas de Harmonious, la banda sonora de su vida. El disco incluye obras del propio Serrano y arreglos a piezas de Sonny Boy Williamson, Paco de Lucía, Burt Bacharach, Morricone y Vangelis, entre otros. Si involucra varios géneros es porque considera que "la música existía en la naturaleza antes de que el hombre viniera a etiquetarla".

Si en ocasiones se presenta en solitario, también lo hace con orquestas sinfónicas, con las que, además de obras de Heitor Villa-lobos y Malcolm Arnold, toca arreglos de piezas de George Gershwin, Astor Piazzolla y otros. "Cada orquesta —afirma— es un mundo y es difícil generalizar cómo es tocar con ellas, pero cuando todo está bien la sensación es grandiosa. Es como flotar en el aire".