ENTREVISTA | POR KAREN JULIBETH

Antonio Guadarrama Collado Escritor

La novela histórica Moctezuma Xocoyotzin. Entre la espada y la cruz (Ediciones B) expone la vida del tlatoani que peleó con Hernán Cortés.

Guadarrama desmitifica la Conquista

Entre los 20 y 25 años de edad, Antonio Guadarrama Collado se empieza a sumergir completamente al tema.
Entre los 20 y 25 años de edad, Antonio Guadarrama Collado se empieza a sumergir completamente al tema. (Milenio Digital)

México

Pocos saben que a Hernán Cortés los mexicas lo llamaban Malinche, que significa "el dueño de Malintzin". Y que a la que llamamos Malinche es en verdad Malintzin, la joven que recibió en Tabasco como regalo y que después convertiría en su amante, explica en entrevista Antonio Guadarrama Collado, que publicó en 2013 Moctezuma Xocoyotzin. Entre la espada y la cruz (Ediciones B).

Otro de los mitos que el escritor desmiente en su novela histórica es "la creencia de que los mexicas veían a los españoles como dioses –en particular Hernán Cortés como Quetzalcóatl–", se lee en el libro que Guadarrama Collado escribió como parte de la colección Grandes tlatoanis del imperio.

La colección tiene la finalidad de exponer la vida de los tlatoque –plural de tlatoani, que significa «el que habla»– más importantes de México. "Moctezuma Xocoyotzin..." es la tercer entrega. Los anteriores fueron: Tezozómoc, el tirano olvidado (2009) y Nezahualcóyotl, el despertar del coyote (2012).

Lo que motivó el proyecto Grandes tlatoanis del imperio fue reconstruir la versión de los mexicas sobre la conquista, de la cual existe "muy poca... Si había novelas sobre la conquista, pero siempre desde la visión de Cortés", dijo Guadarrama Collado.

"Hoy en día es muy fácil criticar a Moctezuma y a Cortés..."


"La historia de México está guiada por el mito o por lo que ya sabemos de cajón, y que creemos saber, pero en realidad no lo sabemos o la mayoría de la gente no tiene idea de qué tanto ignora, sin ofender", dijo.

La importancia de desmitificar la historia nacional radica en saber dónde estamos ubicados. "Como pueblo necesitamos entender nuestras raíces... Saber de dónde venimos para cambiar el switch, por decirlo así", dijo.

Para comprender los hechos de la historia, se deben estudiar en su contexto. "Hoy en día es muy fácil criticar a Moctezuma y a Cortés", dijo Guadarrama, que para escribir el libro leyó y consultó más de cincuenta libros y revistas. Bibliografía incluida en las últimas páginas de Moctezuma Xocoyotzin....

No sólo leer tomos de libros de historia, también fue necesario, para conocer el contexto mexica, que el autor se pusiera en los zapatos del gobernador mexicano.

"Traté de pensar qué haría si yo fuera gobernante del imperio más grande de mi época. Hay que ignorar lo que él ignoraba... recordemos que no había tecnología, no había televisión, ni radio, ni prensa. Entonces era un mundo muy distinto, ellos no conocían las espadas, los caballos, los arcabuces –que es el tatarabuelo del rifle. Aquellos hombres que venían del mar... que, por cierto, no los confunden con dioses, eso también lo inventaron", dijo.

El punto es que, la guerra, como la conocemos hoy en día, es muy distinta a la de aquella época. Actualmente, "un país declara decide bombardear un país y ya". El código de ética que se usaba en el México del siglo XVI obligaba al atacante a ofrecer al tlatoani oponente armamento, comida, cargadores, mujeres para que les cocinaran, y además "un embajador con un mensaje: te traemos todo esto para que el día que tu pierdas la guerra no digas que te ganamos porque estabas desarmado, porque no tenías comida, porque no tenías quien te hiciera de comer o quien te cargara las armas", dijo Guadarrama Collado.

Que Moctezuma "fue un tlatoani cobarde", es otro de los malentendidos que Moctezuma Xocoyotzin... busca aclarar. "Es un personaje que merecía este libro, ya era necesario desmentir todas esas falsedades sobre él, porque es un personaje despreciado en nuestra historia", dijo.

Para el escritor, escribir una novela histórica es difícil, "porque el lector es mucho muy demandante, no te perdona que le inventes cosas que oficialmente conocemos". Guadarrama Collado piensa en lectores detallistas, que gustan de la historia, y en especial de la nacional. Pero, eso no significa que otro tipo de lector, sin conocimiento previo, y sólo con el arma de la curiosidad, puedan acercarse a él.