Decisiva la Batalla de La Laguna en la Revolución

El Magistrado Jesús Sotomayor Garza impartió la conferencia: "La Toma de Torreón de 1914" en el Museo de la Revolución de Torreón.
Decisiva la Batalla de La Laguna en la Revolución en conferencia del Magistrado Jesús Sotomayor Garza
Decisiva la Batalla de La Laguna en la Revolución en conferencia del Magistrado Jesús Sotomayor Garza (Miguel Ángel González Jiménez)

Torreón, Coahuila

En el corazón del país, La Laguna fue un sitio decisivo para el desarrollo de la Revolución Mexicana.

Este viernes el Magistrado Jesús Sotomayor Garza impartió la conferencia: "La Toma de Torreón de 1914" en el Museo de la Revolución.

Una cosa poco conocida es que Pancho Villa traía una brigada sanitaria para sus soldados, con unos 40 vagones de tren con capacidad para unos mil pacientes.

Ante un nutrido público, el Magistrado en compañía de un grupo de actores caracterizados como revolucionarios de aquellos años, habló acerca de esta gesta que tuvo lugar hace 102 años, entre marzo y abril de aquel año.

"Unos dicen que es la Batalla de Torreón, otros que de La Laguna, pero yo digo que es de La Laguna por que desde Yermo hasta Torreón, hubo combates", señaló Sotomayor Garza. Hasta a San Pedro fueron a dar.

Fue aquí donde se quebró la espina dorsal del ejército de los federales. Junto con la batalla de La Laguna, las batallas de Zacatecas, Celaya en Guanajuato, Orendáin en Jalisco y Ciudad Juárez, son las esenciales de la Revolución, según los historiadores militares.

Manifestó que hay una serie de detalles de los que no se habla tanto, como la estrategia militar del icónico Pancho Villa, muy amado en la región, que tenía una gran visión de guerra, o como después de la toma de esta región, Villa a través de Eugenio Aguirre Benavides, discutieron cuestiones agrarias.

"Algunas tierras fueron repartidas entre por ejemplo soldados. A Arozamena de Santa Teresa en San Pedro, se le impuso un impuesto por paca de algodón para que se sumara a la causa revolucionaria".

Otra cosa poco conocida, es que Villa traía una brigada sanitaria para sus soldados, con unos 40 vagones de tren con capacidad para unos mil pacientes.

También su contrato con la Mutual Films que ya traía firmado al llegar a Torreón, para que la compañía de cine filmara su vida a razón de un pago de 500 pesos oro. Y un vagón especial para periodistas gringos por cierto. Los mexicanos andaban en burro como siempre.

"No veamos la parte oscura que le achacan a mi General Villa, que era violento. Pues si era violento. Se dice que el tenía solo dos debilidades: las mujeres y el riesgo que asumía para entrar en las batallas", dijo el Magistrado.