Analizan crear un museo para Atotonilco de Tula

Por importantes hallazgos arqueológicos localizados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia en la zona en donde se construye la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales.
En una loma encontraron los vestigios de arquitectura teotihuacana.
En una loma encontraron los vestigios de arquitectura teotihuacana. (Cortesía)

Pachuca

Tras la serie de hallazgos arqueológicos localizados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia en la zona en donde se construye la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales de Atotonilco de Tula de la Comisión Nacional del Agua en el estado de Hidalgo, se estudia la posibilidad de abrir un museo para mostrar los descubrimientos.

Alicia Bonfil, investigadora del INAH, mantiene un trabajo arqueológico desde 2011 en el municipio de Atotonilco de Tula como resultado de un convenio de colaboración con la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y la empresa Aguas Tratadas del Valle de México (ATVM), para rescatar el patrimonio cultural que pudiera quedar al descubierto durante las obras y que de otro modo hubiera sido imposible conocer durante los trabajos de construcción de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales Atotonilco.

La especialista explicó que al hacer la revisión cartográfica y en el archivo del Registro Nacional de Sitios y Monumentos del INAH, encontró referencias de sitios aislados en la región de Atotonilco de Tula, por lo que a partir de marzo de 2011 el Instituto inició una investigación arqueológica con motivo de las obras de construcción de la planta.

“En los primeros recorridos se hallaron materiales en la superficie pero no había evidencias claras de ocupaciones extensas, hasta que en una loma, en la parte más alta de la planta, encontramos los vestigios de arquitectura teotihuacana; ampliando la investigación bibliográfica ubicamos una posible referencia al lugar en un libro de Clara Díaz, Guadalupe Mastache y Ana María Crespo, quienes previamente lo habían identificado como “Acoculco”, nombre del pueblo donde se ubica el sitio”.

Una vez iniciadas las exploraciones arqueológicas, identificaron evidencias de otras dos ocupaciones posteriores a los teotihuacanos, básicamente representadas por arranques de muros y cerámica tolteca, y en la superficie se localizó pedacería de cerámica azteca de la fase III 1200 a 1500 d.C.)

“La mayor parte de la cerámica teotihuacana es semejante a la que se ha descubierto en el barrio oaxaqueño de la Zona Arqueológica de Teotihuacan, por lo cual se piensa que Aculco lo pudo fundar una avanzada de gente de dicho sector con la finalidad de controlar la cal que se encuentra en las minas aledañas, la más cercana ubicada a tan sólo un kilómetro de distancia del sitio prehispánico de Acoculco”.

Existe la teoría de que durante la época de esplendor teotihuacano los zapotecas de Oaxaca eran grandes especialistas en trabajar la cal, y el material se usó para elaborar el estuco con que los teotihuacanos cubrieron y ornamentaron sus edificaciones.

“El estudio de Acoculco permitirá conocer el tipo de asentamiento, quiénes lo ocupaban y qué trabajo realizaban, para comprender más certeramente la dinámica política y social en torno a Teotihuacan, en tanto la cerámica y las construcciones toltecas son una evidencia más en la zona central de ocupación de esa cultura y de la cerámica azteca, lo que corrobora la expansión mexica por toda Mesoamérica”.

:CLAVES

UNA DE CAL

En días pasados, a unos 30 kilómetros al sur de la zona arqueológica de Tula se encontró un asentamiento teotihuacano que data de entre 300 y 500 d.C.

Al parecer era para controlar las minas de cal de la región, toda vez que con dicho material los prehispánicos elaboraban el estuco para cubrir sus edificios.

El sitio fue integrado al Catálogo de Registro Nacional de Sitios y Monumentos del INAH, con el nombre de Acoculco y está en proceso de estudio.