Análisis a osamenta de mujer mixteca revela su estilo de vida

El estudio reveló las enfermedades que padeció y cómo afectaron su vida cotidiana.

Ciudad de México

Gracias a un estudio realizado por el Instituto de Antropología a Historia de la osamenta de una joven mixteca que vivió en el periodo Posclásico Tardío,  se ha podido revelar las enfermedades que padeció y cómo afectaron su vida cotidiana.

 Los resultados de este análisis se dieron a conocer a través de la exposición Itandikaa Ndiko’o Flor de la eternidad, que se exhibe en el Museo Histórico Regional de Ensenada, en Baja California.

 La antropóloga física Martha Alfaro Castro y un equipo de médicos del Hospital Civil de Oaxaca, de especialidades como genética, traumatología, radiología y odontología, realizaron un estudio interdisciplinario al esqueleto, que fue hallado en 2007 en la Mixteca Alta de Oaxaca.

 En su comunicado el INAH detalló que el entierro fue descubierto durante las excavaciones de salvamento realizadas en el tramo Tlaxiaco-Itundujía por los arqueólogos Emmanuel Posselt Santoyo y Liliana Ivette Jiménez Osorio, en el sitio arqueológico La Laguna, en la región de la Mixteca Alta de Oaxaca.

 Los resultados del estudio dieron a conocer que la joven padecía un síndrome genético-esquelético conocido como Klippel Feil, que provoca generalmente una asimetría facial y la fusión de algunas vértebras cervicales, con el consecuente acortamiento del cuello y la limitación de movilidad de dicha región anatómica.

 “Presentaba también una alteración en las escápulas, que se conoce como deformación de Sprengel, responsable de la asimetría de los hombros que daba a la mujer la apariencia de tener un hombro más elevado que otro”, detalló la investigadora del Centro INAH Baja California.

 La evidencia osteológica, el contexto arqueológico y las fuentes etnohistóricas señalan que la mujer pertenecía probablemente a un estrato social bajo y que, a pesar de los problemas de salud relacionados con el síndrome genético y algunas alteraciones  metabólicas que padecía, tenía una vida activa y realizaba trabajos intensos desde una edad muy temprana.

 “Las evidencias sugieren que cargaba objetos pesados en la espalda con ayuda de una banda de mecapal. También pasaba mucho tiempo en cuclillas o arrodillada durante la realización de actividades como el desgrane de mazorcas, la molienda o el amasado de barro para fabricación de cerámica, lo que ocasionó algunas modificaciones en huesos de la región de la rodilla y los pies”, explicó la especialista.

 La exhibición se presenta en la ciudad de Ensenada a iniciativa de la directora del Centro INAH Baja California, la arqueóloga Julia Bendímez Patterson, y el director del Museo Histórico Regional de Ensenada, Mario Acevedo Andrade, con la finalidad de hacer más accesible a la población bajacaliforniana el conocimiento de algunos aspectos de culturas ancestrales del sur del país como la Mixteca.

Itandikaa Ndiko’o Flor de la eternidad se expone en el Museo Histórico Regional de Ensenada, donde permanecerá hasta enero de 2014.