Amplían restauración en Templo de Dolores

Debido a que se encontró un importante deterioro en los muros superiores del ábside, Conarte extenderá la primera etapa de las labores restauradoras en la iglesia.

Monterrey

La primera etapa de los trabajos de restauración del Templo de Nuestra Señora de Dolores será ampliada, informó el Consejo para la Cultura y las Artes de Nuevo León (Conarte).

En una rueda de prensa llevada a cabo en el recinto religioso, ubicado en el centro de Monterrey, el presidente del organismo, Katzir Meza Medina, detalló que sobre la marcha se detectó un deterioro importante en los muros superiores norte y sur del ábside, por lo que decidieron ampliar las labores restauradoras.

"Al irse trabajando en los espacios ya de manera física se detectó un deterioro en los muros superiores (...) dada la necesidad de Conarte de seguir protegiendo el patrimonio cultural nuestro, hemos tomado la determinación de ampliar los trabajos que se han realizado en la iglesia, en el Templo de Dolores", explicó.

Precisó, además, que la inversión en esta extensión de los trabajos será de aproximadamente 455 mil pesos, cifra que sumada con la inicial da un total que rebasa los 4 millones de pesos, entre aportaciones de Conarte, Conaculta y la Comisión de Cultura y Cinematografía de la Cámara de Diputados.

"El presupuesto total que hemos estimado para culminar en esta etapa complementaria oscilará por el orden de los 4 millones 200 mil pesos.

"Los trabajos continuarán con el propósito de dejar en mejores condiciones, en condiciones óptimas, propias del patrimonio de este templo y que nos enorgullece mucho poderlo hacer y compartir desde luego con la comunidad", indicó.

La etapa complementaria de restauración se extenderá cinco o seis semanas más, e incluye trabajos de limpieza de la capa pictórica, fisuras inyectadas, recuperación del soporte, recuperación del soporte, consolidación y recuperación de aplanados, fijado de la capa pictórica, limpieza profunda de la misma, así como eliminación de sales y reintegración cromática.

El restaurador a cargo del proyecto, Ricardo Mejía Falcón, de la empresa Restáurika, dijo que durante las labores se descubrió la existencia de una primera etapa pictórica, la cual corresponde a la segunda década del siglo XX.

El presbítero y rector del Templo de Dolores, Reynaldo Servín, agradeció por parte de los fieles y del arzobispo Rogelio Cabrera López, quien junto con otros sacerdotes ha acudido para bendecir la iglesia y revisar los trabajos.

Por su parte, la directora de Desarrollo y Patrimonio Cultural de Conarte, América Palacios, invitó a la comunidad regiomontana a hacer uso del templo, pues ya está listo para llevar a cabo ceremonias y diversas actividades.

"Invitamos a la comunidad a que se apropie de este bien, que lo usen pues ya está listo para celebrar cualquier tipo de actividad, y además, por supuesto, seguimos con las visitas guiadas para aquellos que lo solicitan", señaló.