Amenaza la piratería al jarrito de Tlaquepaque

"Para muchos artesanos ha sido un golpe fuerte, porque el mercado chino está invadiendo su mercado": Walther Boelsterly.
Se están desechando piezas con enorme grado de dificultad por algunas más fáciles de fabricar.
Se están desechando piezas con enorme grado de dificultad por algunas más fáciles de fabricar. (Leticia Sánchez)

México

Los artesanos que se dedican a diseñar el jarrito de Tlaquepaque, en Jalisco, han sufrido un duro golpe, debido a que esta tradicional artesanía es objeto de la competencia desleal del enorme mercado oriental, dice Walther Boelsterly, director del Museo de Arte Popular (MAP), tras anunciar la exposición Tonalá y Tlaquepaque. Una visión del Bajío, a inaugurarse este sábado 28 de marzo.

"Hoy podemos encontrar los famosos jarritos de Tlaquepaque en plástico, a un precio mucho más bajo. Hay ciertas cosas que debemos de cuidar: por sí mismo, el jarrito no está sufriendo ninguna amenaza, pero para muchos artesanos ha sido un golpe fuerte, porque el mercado chino está invadiendo su mercado".

Esa declaración la hizo el director del MAP, tras dar los detalles de Tonalá y Tlaquepaque. Una visión del Bajío, exposición que demuestra que la herencia de las grandes culturas prehispánicas es el ingrediente más importante del arte popular.

"Lo que se está dando a nivel mundial con la globalización genera que vayamos desechando piezas con enorme grado de dificultad por algunas más fáciles de producir y que, por ello, tienen un menor precio y mayor accesibilidad al mercado".

Frente a esta circunstancia, Boelsterly asegura que dicha exhibición lo que pretende es rendir un homenaje a los artesanos de la zona del Bajío, que han preservado una gran tradición.

Detalla que para esta muestra se reunieron piezas que son verdaderas obras de arte, tanto del pasado como de la época contemporánea.

"En esta revisión que hace el MAP por diversas zonas del país, se presentan piezas facilitadas por el Museo Nacional de Cerámica, de Tonalá y, el Museo Premio Nacional de la Cerámica Pantaleón Panduro, de Tlaquepaque. Lo que nos permite mostrar piezas que no son fáciles de obtener".

Particularmente se pone el acento en la cerámica, una de las principales técnicas desarrolladas desde la época prehispánica por las dos reconocidas comunidades de alfareros: Tonalá y Tlaquepaque en Jalisco.

A través de las piezas aquí reunidas, que datan desde el siglo 18 hasta la época actual, se puede observar cómo se conserva la técnica heredada, pero también cómo se ha ido transformando.

"Ha habido de aportaciones como el cambio de las figuras tridimensionales, volumétricas que propuso Jorge Wilmott, y en la parte contemporánea, muchos artistas han hecho propuestas, como una que se convierte en un homenaje a la mariposa monarca. Así se incluyen tanto temáticas como iconografías más actuales dentro de las mismas técnicas anteriores".

Jorge Wilmott insistió mucho en que se investigara por qué se mantenían en tan buen estado las piezas, por qué conservaban ese brillo.

"Recordemos que Jorge Wilmott introdujo la cerámica de alta temperatura y no solo eso, empezó a crear talleres para que se conservara la tradición, pero que también se hicieran nuevas propuestas".

El director del MAP indica que los cambios que se están dando se aprecian tanto en la forma como en la iconografía de la decoración.

"Los artesanos y los artistas tienen un respeto hacia nuestros antepasados y, al mismo tiempo, una plataforma para lanzar nuevas propuestas, de tal manera que podemos encontrar cosas de diseño siglo XXI o piezas con una tradición y con un origen prehispánico".

Tras organizarse este tipo de exhibiciones, los artesanos pueden encontrar nuevos nichos, al tiempo que tienen la posibilidad de trabajar con otras disciplinas.

"Dado que pueden encontrar un mercado diferente para todos los gustos, más apegado a la combinación de artista y artesano, además de que a la larga pueden ofrecer un panorama más completo de la creación artesanal".

Cabe destacar que Tlaquepaque es un centro alfarero de gran tradición, donde se produce todavía la miniatura y la juguetería policromada y barnizada, además se fabrican todo tipo de mosaicos, pisos, macetas, jarrones, cántaros y loza.

Mientras que en Tonalá, según el libro escrito por Matías de la Mota, la primera noticia que se tuvo de las artesanías fue en el año de 1742, cuando se refieren a ella como una industria de artes floreciente.

La exposición Tonalá y Tlaquepaque. Una visión del Bajío, se exhibirá hasta el 6 de julio, en el Museo de Arte Popular (MAP), localizado en Revillagigedo 11, en el Centro Histórico.