La música, el antídoto contra las enfermedades sociales: Alondra de la Parra

La directora anunció que estará al frente de la Filarmónica 5 de Mayo durante cierre del Festival Internacional del mismo nombre, el próximo viernes en Puebla.
La directora de orquesta Alondra de la Parra.
La directora de orquesta Alondra de la Parra. (Cuartoscuro)

Puebla

Para la directora de orquesta mexicana Alondra de la Parra "la música no tiene límite en cuanto a poder cambiar a una sociedad", por lo que éste sería el antídoto en contra de las "enfermedades sociales" que sufre el país, afirmó al anunciar que será ella quien al dirigir a la Filarmónica 5 de Mayo, durante cierre del Festival Internacional que lleva el nombre de la gesta heroica que encabezó Ignacio Zaragoza en 1862, el próximo viernes 30 a las seis de la tarde en el Auditorio de la Reforma, gratis para el público.

Recién llegada a Alemania y Asia, la directora recordó que trabajó durante diez días con 300 niños de "uno de los estados más vulnerables" por el narcotráfico: Guerrero; esa labor, precisó la ha hecho también en Oaxaca, Veracruz y Jalisco recientemente, por lo que cree que, si puede haber una transformación social debe iniciarse por los niños.

"Me encantaría ver un México en el que todos los niños tengan derecho a un instrumento y ser parte de una orquesta, gratis, no para que se vuelvan músicos profesionales, necesariamente; como una consecuencia hermosa saldrían músicos realmente virtuosos, capaces, que destacarían a nivel internacional", afirmó.

Si se diera esa educación, aseguró la directora, las cosas cambiarían: "La música no tiene límite en cuanto a poder cambiar a una sociedad... el nuestro sería un México donde todos los niños tendrían la oportunidad de aprender, y serían niños que, al crecer se convertirían en ciudadanos incapaces de ir en contra de los valores del trabajo en equipo, de dar lo mejor de uno mismo, de la armonía, lo cual sería un antídoto directo a las enfermedades sociales que tiene este país".

Al recordar que a ella nadie le reclama su nacionalidad al tocar, por ejemplo, en China, Alondra de la Parra consideró: "En el momento en que pensemos globalmente en la cultura, nuestros músicos, nuestros artistas van a subir de nivel inmediatamente y va a existir nuestro posicionamiento a nivel mundial, que todavía no tenemos, por ejemplo, en la música clásica; lo merecemos y lo podemos lograr".