Alistan mercado; obra genera dudas

El desarrollo, impulsado por inversionistas privados, conectaría a las calles Morelos y Padre Mier mediante un corredor comercial.
Los vecinos del sector han manifestado en múltiples ocasiones su molestia debido a la falta de espacios para estacionarse, por lo que una propuesta es que se construyan dos áreas para dejar los vehículos, las cuales estarían en los extremos de la zona protegida, uno sería a nivel del suelo y el otro subterráneo, explicó el cuerpo académico de 3x4 ARQ.
La edificación inició hace 3 meses. (Roberto Alanís)

Monterrey

Una plaza comercial será parte de la oferta que tendrá Barrio Antiguo, sumándose a la ya existente de galerías, pequeños cafés y restaurantes. La propuesta ha generado simpatías y dudas por su construcción.

Se trata del Mercado Barrio Antiguo, un proyecto realizado por inversionistas privados que conectará las calles de Morelos y Padre Mier a través de un corredor comercial, casi en la esquina de Dr. Coss. Por ello se han demolido dos construcciones antiguas de la zona, aunque ya modificadas.

Esta construcción se encuentra en pie, cuenta con la autorización de la Junta de Planeación y Conservación del Barrio Antiguo, y desde hace unas semanas se iniciaron las demoliciones sobre la calle Padre Mier.

Sin embargo, a decir de la coordinación de proyectos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en el estado, la fachada del “mercado” aún no ha sido aprobada por no contar con los permisos correspondientes.

“Les estamos pidiendo que nos presenten una versión de la fachada sobre la calle Morelos para que se integre al Barrio Antiguo. La propuesta inicial es una fachada de vidrio y metal, cosa que tuvimos que rechazar porque no se integra”, comentó Benjamín Valdez Fernández, del INAH.

El primer boceto del establecimiento muestra su entrada con una estructura en metal y de cristal, dejando en los costados vestigios de la fachada antigua.

Donde se edificará este negocio es una construcción antigua pero que fue modificada cuando se convirtió en un centro nocturno hace algunos años. Su interior era un terreno amplio, pero de la antigua casona de dos pisos no sobrevivió nada.

No obstante, la propuesta del INAH es recuperar la fachada antigua por la calle Morelos y que se reponga la entrada de Padre Mier, que fue demolida.

“La obra tiene muy buena intención, pero el antecedente es que al interior no quedó nada de lo que fue una gran casona, entonces sólo queda defender una fachada, lo cual es difícil. El compromiso es que van a reponer la fachada de Mier”, opinó el especialista.

La construcción del mercado inició desde hace unas tres semanas, con lo que fue la limpieza al interior de la gran casona, así como la demolición en Padre Mier.

Trascendió que el espacio albergará restaurantes, tiendas, una cafetería trasnacional, una tienda de vino, entre otros establecimientos. Se trata de un proyecto desarrollado por particulares.

“Vemos que los trabajos van muy rápido, algo acelerados”, dijo.