Alemania elige a mexicano como “Catedrático del Año”

“Quisiéramos competir con EU para traer a los mejores del mundo”
Especialista de inteligencia artificial y robótica de la Universidad de Princeton.
Especialista de inteligencia artificial y robótica de la Universidad de Princeton. (Notimex)

Berlín

El científico mexicano Raúl Rojas fue galardonado como Catedrático Universitario del Año por la Asociación de Facultades Universitarias de Alemania (DHV), el segundo premio que recibe en un mes.

Rojas, experto en sistemas de inteligencia y robótica, recibió el reconocimiento por ser “un profesional ejemplar tanto en la investigación como en enseñanza.

“Creo que lo que le gustó al jurado fue que no solo ofrezco cursos en diversas áreas, sino también lo combinamos con la fabricación de algún instrumento o robots que le da vida y cuerpo a lo aprendido (...) De esa manera los estudiantes aprenden a trabajar en equipo y a resolver problemas, como si ya estuvieran trabajando en la industria”, explicó.

El científico labora en la Universidad Libre de Berlín, institución que dio a conocer la distinción a través del presidente de la DHV, Bernhard Kempen.

El catedrático de inteligencia artificial y robótica actualmente está en la Universidad de Princeton en año sabático.

El premio de Catedrático Universitario del Año está dotado de 10 mil euros y será entregado el 23 de marzo en la Gala de la Ciencia Alemana en Maguncia.

“Estos reconocimientos ayudan al financiamiento de nuevos proyectos, así como a la visibilidad internacional de todo el equipo de trabajo, con el añadido de que se trata de un reconocimiento a un profesor inmigrante”, destacó.

“Quisiéramos competir con EU para atraer a los mejores maestros del mundo. Reconocer a los profesores inmigrantes puede ayudar en ese esfuerzo“, añadió.

Ante el declive demográfico alemán, los especialistas y profesionales calificados extranjeros cobrarán mucha mayor importancia en el futuro de este país.

En 2004 y 2005 sus estudiantes fueron campeones mundiales de robótica, lo que permitió comenzar a construir vehículos autónomos, “que es nuestro proyecto más importante”, dijo.

Destacó también que “los premios ayudan a acometer desafíos”, y reveló que seguir con la fabricación de máquinas inteligentes en una nueva área de desarrollo es su objetivo actual.

“Creo que ser maestro es un compromiso con las generaciones futuras. Es como ser el guía en una gruta oscura que el profesor va iluminando poco a poco hasta que podemos ver todo en su conjunto,“ describió.

Recordó los buenos maestros que tuvo en México, tanto en la escuela vocacional como en el IPN y en la UNAM. “Creo que un premio no se gana nada más con el trabajo pasado: el trabajo futuro resulta aún más importante. Un premio hay que volvérselo a ganar todos los días y es un aliciente para esforzarse aún más”, indicó.

Eso significa que continuaremos fabricando máquinas inteligentes, pero siempre a la búsqueda de una nueva área de desarrollo.

El 11 de noviembre recibió el Premio Tony Sale de la Sociedad para la Conservación de la Computadora en Londres por la reconstrucción en 3D de la primera computadora en el mundo.