'Car poolers': los constructores 'invisibles' de la ciudad

La serie fotográfica de Alejandro Cartagena, que se exhibe en San Ildefonso, muestra a los albañiles que se trasportan en las cajuelas de las 'pick-up' para ir a trabajar.
Dos imágenes de la serie de Alejandro Cartagena
Dos imágenes de la serie de Alejandro Cartagena

Son trabajadores de la construcción y todos los días se trasladan desde los suburbios del norte de Monterrey hacia el municipio de San Pedro. Muchos aún deben las casas de interés social en las que viven, y se dedican a construir en uno de los municipios más ricos de México. Para algunos, la única opción de transporte son las cajuelas de camionetas pick-up, donde viajan acostados: invisibles para los agentes de tránsito y para el resto de la ciudad.

Alejandro Cartagena (1977) quiso mostrarlos en la serie Car poolers, que se exhibe actualmente en el Antiguo Colegio de San Ildefonso como parte de la Bienal Monterrey Femsa. El trabajo de Cartagena recibió una mención honorífica en este certamen de artes visuales y antes fue exhibido en la Bienal de Fotografía del Centro de la Imagen.  

Para su realización, el fotógrafo documental pasó cerca de dos años repitiendo una rutina: cada día, de 7:00 a 9:00 de la mañana, se colocaba con su cámara en un puente peatonal de la avenida Gonzalitos, una vía rápida que cruza de norte a sur la Zona Metropolitana de Monterrey. Ahí esperaba para captar las camionetas en movimiento con los albañiles en la parte de atrás, que muchas veces iban dormidos, y unas cuantas, miraban directamente al objetivo.

El fotógrafo nacido en República Dominicana pero asentado en Monterrey desde una edad temprana, ha dedicado buena parte de su producción a documentar el crecimiento desmedido y poco planeado de las ciudades, así como las consecuencias de este fenómeno para la población que ha sido arrojada a las periferias. Lo hizo antes en la serie Suburbia Mexicana, pero esta vez le interesaba mostrar otro aspecto del problema.


“Este proyecto cuestiona la propiedad privada y, sobre todo, la idea que nos han vendido en los últimos años de que tener una casa propia es la única manera digna de vivir y de tener progreso social y económico”, afirma Cartagena en entrevista con Milenio.

Los sujetos de sus fotografías son sólo algunos de los afectados por estas políticas de vivienda. “Ellos tienen que sobrellevar el hecho de vivir a una hora de su trabajo. Quizá tienen una casita del Infonavit, pero arriesgan su vida viajando así para pagar lo que deben”.

Otras razones personales lllevaron a Cartagena a realizar esta serie: “Mi abuelo materno fue un albañil toda su vida: era el “maistro” y viajaba con sus ayudantes en la parte de atrás de la camioneta”. De ahí también su interés por hacer visible una realidad, que en su opinión, es poco importante para la sociedad regia: “En Monterrey nos interesa ver las cosas terminadas -los malls, los parques, los edificios- pero no ver a la gente que construye la ciudad”.

Además de los más de 100 planos cenitales que integran Car Poolers, Cartagena decidió viajar un día como los albañiles de sus fotos y capturar lo que ellos pueden ven en sus trayectos. Esas imágenes se incluyen en el libro del proyecto autoeditado por el artista.