Alcalde comparte su amor por el arte en el Palacio Municipal

En cada periodo como alcalde ha llevado parte de su colección de arte a su oficina, y en este periodo no fue la excepción.
Mauricio Fernández dijo que prefiere colgar las obras en las oficinas.
Mauricio Fernández dijo que prefiere colgar las obras en las oficinas. (Raúl Palacios)

San Pedro Garza García

Ingresar al Palacio Municipal de San Pedro Garza García es como hacerlo a un museo de arte.

En la primera sala están los dibujos del coahuilense, pero adoptado por Nuevo León, Gerardo Cantú. Áreas más adelante el visitante encontrará a los principales representantes de la escuela oaxaqueña de pintura, así como diversas obras de paisaje.

Lo que no verá en este edificio administrativo convertido en museo es el rostro del alcalde, del gobernador o del Presidente en turno colgando de alguna pared.

Al tomar posesión en la alcaldía por tercera ocasión en noviembre del 2015, el empresario y coleccionista Mauricio Fernández Garza acondicionó su despacho con una "pequeña" parte de su colección privada de arte.

En su despacho sobresale el multicolor de las obras por delante de las paredes blancas. En entrevista con MILENIO Monterrey, Fernández Garza habla sobre el "aprecio que guarda" por el arte oaxaqueño.

Recuerda que en cada periodo como alcalde ha llevado parte de su colección de arte a su oficina, y en este periodo no fue la excepción.

"A donde voy siempre ando medio rodeado de arte. Hay artistas a los que la verdad les tengo mucho aprecio, por oaxaqueños en general, independientemente que tengo obra de muchos artistas", dice.

Variedad de obra

De la sala de museo en que se ha convertido su despacho ya han salido piezas para formar parte de exposiciones, la más reciente con obra del pintor Rodolfo Nieto, expuesta en el Centro Cultural Plaza Fátima, se le integraron dos obras que se exhibían en la oficina municipal.

Nombres como Francisco Toledo, Rodolfo Morales, Sergio Hernández y el propio Nieto figuran en la oficina del alcalde, donde no hay un retrato del propio Fernández Garza, ni mucho menos del gobernador Jaime Rodríguez.

"No creo que otro (alcalde) tenga una colección así o el gusto que yo tengo por ellos. La realidad que ver a Jaime todo el día pues no tengo la necesidad de hacerlo", expuso Mauricio Fernández.

El arte trasciende a la oficina del alcalde. En la sala de espera anterior hay obras de Javier de la Garza, Arnoldo Roche, Eduardo Tamariz y Arturo Marti, por mencionar sólo algunos.

"Mis secretarias y otros funcionarios también ya han pedido cuadros. Es un gusto cultural para los que vengan aquí a mi oficina, que vayan viendo escuelas pictóricas de algunos de los artistas más importantes. De que estén guardados en mi casa a colgarlos, mejor prefiero compartirlos".

Más allá de ser un coleccionista de arte, Fernández Garza puede presumir de contar con la amistad de los referentes oaxaqueños.

De Rodolfo Nieto relata la relación y de cómo mantuvo su amistad hasta la muerte del pintor, acontecida en 1985 a causa de un problema hepático. Con Francisco Toledo aún mantiene un vínculo.

"Rodolfo Nieto es el artista plástico mexicano menos reconocido por los méritos que para mi tiene, es un genio al cual no hemos acabado de entender, yo he comprado obras de Nieto en subastas que hoy valen fácil 20 veces más".

Sólo de Nieto, el alcalde posé la colección más completa con casi 80 obras, de las cuales 37 se exhiben en Fátima. La segunda persona con más pinturas de Rodolfo es su primera esposa, Martha Guillermoprieto.

La sala de exposiciones en que se ha convertido el Palacio Municipal sampetrino tiene más vida que algunos museos de la ciudad. El mismo día de la entrevista había otro cuadro de gran formato en espera de ser montado.

La idea de formar un museo en San Pedro para exhibir este patrimonio es latente, dijo.

"Voy a buscar, si se cuadran algunas cosas, crear un espacio en San Pedro donde pueda estar mi obra en forma permanente, con un tipo de donación, porque no tenemos museos en el municipio".