Albert Vila rinde homenaje a los "Standards" del jazz

El disco más reciente del guitarrista catalán incluye temas como “East of the Sun”, “Soul Eyes” y “You’re My Everything”.
Vila toca más en el extranjero.
Vila toca más en el extranjero. (Especial)

México

Ganador de la Dutch Jazz Competition en Holanda por su composición “Gym Jam”, Albert Vila ganó una beca para estudiar en la Manhattan School of Music, donde tuvo grandes maestros, como Rodney Jones y Dave Liebman. Y aunque es uno de los guitarristas más destacados de su generación, toca muy poco en su tierra natal.

En entrevista, Vila cuenta que más bien ha desarrollado su carrera en el extranjero. En el caso de México, donde realizó varios conciertos en Chiapas, Puebla, Querétaro y DF, tocó con el baterista Gustavo Nandayapa, a quien conoció en el Conservatorio de Ámsterdam, donde ambos estudiaron. 

“Cada vez tengo menos grupos, porque casi no toco en España, así que recurro a gente de los lugares a los que voy —dice el guitarrista—. Tengo un grupo en Barcelona, pero solo nos presentamos una o dos veces al año. Desde hace dos o tres años las cosas están imposibles en España. Los festivales están como muertos, porque siempre programan a la misma gente: deben tener contactos con los agentes, que les hacen paquetes en los que vienen Chick Corea y dos o  tres más. Cada año es lo mismo, por lo que los músicos locales ya no intentamos tocar allá. Es más fácil hacerlo en festivales del extranjero que en los de España”.

Tras grabar dos discos de composiciones propias, ForegroundMusic y Tactile, Albert Vila regresó a las canciones clásicas de jazz con su álbum más reciente, Standards (Quadrant Records). Acompañado por el contrabajista Reinier Elizarde y el baterista Jorge Rossi, incluyó temas con los que tuviera afinidad, por supuesto, como “East of the Sun”, “Soul Eyes” o “You Are My Everything”, pero que, a la vez, “ofrecieran contrastes armónicos o de tempo, para que no fuese todo muy lineal”, indica el guitarrista.

Como muchos otros músicos, Vila afirma que entró al mundo del jazz con estas piezas. “Son muy importantes porque te ofrecen un marco armónico, rítmico y de estructura que luego te va muy bien para desarrollar tu propia música. Todo lo que sé proviene de esa música: es un marco, un contexto y, a la vez, ofrece las posibilidades de abrir ese contexto. Mi aprendizaje lo realicé con standards. Gente como Miles Davis, Charlie Parker o John Coltrane gran parte de su carrera estuvieron tocando standards también”.