Aire en locales donde se fuma está más contaminado que en la calle

Un estudio efectuado en la Ciudad de México y otras seis grandes urbes del mundo indica que, aunque sean espacios aparentemente asignados, el humo afecta a los empleados.
En la Ciudad de México analizaron establecimientos en las colonias Roma, Condesa, Centro y Polanco, así como en la Zona Rosa.
En la Ciudad de México analizaron establecimientos en las colonias Roma, Condesa, Centro y Polanco, así como en la Zona Rosa. (Jesús Quintanar)

México

Un estudio efectuado en la Ciudad de México y otras grandes urbes del mundo indica que la calidad del aire en locales donde se permite fumar, aunque sea en espacios aparentemente asignados, es peor que el aire contaminado de las calles por lo que existe una alta posibilidad de que empleados, sobre todo, desarrollen enfermedades respiratorias e incluso cáncer.

“El resultado es concluyente: la calidad del aire interior donde se fuma es sustancialmente peor que el aire exterior”, dijo Mirta Molinari, directora de la oficina mexicana de la organización no gubernamental La Unión Internacional contra la Tuberculosis, la entidad que llevó a cabo la investigación publicada en febrero en la revista Nicotine & Tobacco Research.

Trabajo de investigación

La investigación consistió en mediciones de control del aire tóxico en cafés, bares y restaurantes de Islamabad, Pakistán; Denpasar, Indonesia; Yamena, Chad; Daca, Bangladés; Nueva Delhi, India, y en la Ciudad de México.

En la parte del estudio que se realizó aquí, los locales se situaban en las colonias Roma, Condesa, Centro y Polanco, así como en la Zona Rosa.

Se comprobó que se fumaba en 30 por ciento de estos locales, un indicador mejor que los de Yamena, con 72 por ciento; pero mucho peor que el registro de 5 por ciento en Nueva Delhi. 

Molinari explicó que se colocaron dispositivos de vigilancia de bajo costo que se utilizaron para evaluar la calidad del aire mediante la medición de las partículas finas en unos 100 locales en cada una de las ciudades.

“Está probado que los espacios reservados para fumadores no protegen. Solo una prohibición total resguardará a la población contra el cáncer y otras enfermedades causadas por el humo de  segunda mano”, opinó la especialista.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), citó Molinari, establece que el humo de tabaco contiene alrededor de 4 mil sustancias químicas conocidas, de los cuales se sabe que, como mínimo, 250 son nocivas y más de 50 cancerígenas para el ser humano.

“Esto muestra la necesidad de modificar la ley federal para que no se permitan espacios para fumadores en lugares públicos cerrados”, agregó Mirta Molinari, tras referir que el trabajo se llevó a cabo por más de dos años.

Afecta a todos

Se trata de un humo que, en espacios cerrados, es inhalado por todos; por lo tanto, tanto fumadores como no fumadores, se ven afectados por sus efectos nocivos.

“Unos 700 millones de niños, o sea, casi la mitad de los niños del mundo, respiran aire contaminado por humo de tabaco. Más de 40 por ciento de los menores tiene al menos un progenitor fumador. En 2004, los infantes fueron víctimas de 31 por ciento de las 600 mil muertes prematuras atribuibles al humo ajeno”, aseguró la experta.

Por ello, el tabaquismo pasivo es causa de graves enfermedades cardiovasculares y respiratorias, entre ellas la cardiopatía coronaria y el cáncer de pulmón, en el adulto; de síndrome de muerte súbita en el lactante, y de bajo peso al nacer en el feto.

La especialista explicó que si bien la Ley General para el Control del Tabaco aún permite fumar en áreas designadas, muchas entidades federativas, incluida Ciudad de México, han ido más allá para proteger a las personas mediante una prohibición total de fumar en lugares públicos cerrados.

Esto se ajusta a lo recomendado por el Convenio Marco para el Control del Tabaco de la OMS. México fue el primer país americano en firmar este convenio, en 2004.

No obstante, en los últimos tiempos se advierte una tendencia preocupante, no solo en algunos establecimientos que violan la Ley General para el Control del Tabaco, sino en los que permiten áreas cerradas para fumar.

Leyes permisibles

Por ejemplo, Jorge Laucirica, miembro de La Unión contra la Tuberculosis en México, detalló que en Chiapas se sancionó una ley que permite interiores aislados para fumadores y en Querétaro los legisladores están debatiendo si deben permitir espacios para fumar.

En Nuevo León, por la presión de la industria restaurantera, la legislatura aprobó una enmienda a su ley ciento por ciento libre de humo de tabaco, con el propósito de reintroducir áreas designadas para fumar.

“Nos preocupa mucho esta tendencia a desproteger a la población con medidas que ignoran la evidencia científica”, dijo Laucirica, asesor técnico de dicha ONG.

“La situación en Nuevo León es un retroceso para la salud pública. Afortunadamente, el gobernador ha vetado esta enmienda. La responsabilidad recae ahora en los legisladores. Si rechazan el veto, Nuevo León se convertiría en el primer lugar del mundo en dar marcha atrás con una ley ciento por ciento libre de humo de tabaco”, señaló.

“Esto puede indicar que la legislatura da prioridad a las grandes empresas sobre la salud de su pueblo”, opinó el activista.

Según un análisis de la OMS, Monterrey, capital de Nuevo León, es la ciudad más contaminada del país, además de ser donde se encuentra la sede de British American Tobacco en México.

Resultados por localidad

De acuerdo con el estudio de la Unión Internacional contra la Tuberculosis publicado en Nicotine & Tobacco Research, los resultados de locales comerciales que permiten fumar en ciudades donde está prohibido son:

72 por ciento en Yamena, capital de Chad, en África.

46 por ciento en Denpasar, ciudad de Indonesia, en Asia.

30 por ciento en los locales de la Ciudad de México

20 por ciento en Islamabad, capital de Pakistán.

9 por ciento en Daca, capital de Bangladés.

5 por ciento en Nueva Delhi, capital de India