Águeda González estrena clavecín hoy en el Munal

Se trata de una reproducción de un modelo realizado en el siglo XVIII y que fue diseñado por el francé Pascal Taskin.
El instrumento podrá escucharse hoy en el Museo Nacional de Arte a las 12:00 horas.
El instrumento podrá escucharse hoy en el Museo Nacional de Arte a las 12:00 horas. (Javier García )

México

En pocas palabras, Águeda González describe al clavecín como "un instrumento con un teclado, cuerdas y una pequeñas uñas, llamadas plectros, que son las que producen el sonido al rascar la cuerda. Tuvo su auge en el barroco, de 1600 a 1750".

La charla tiene como testigo un instrumento fabricado por Alejandro Vélez Jiménez, reproducción de un modelo del siglo XVIII diseñado por el francés Pascal Taskin, a quien llamaban "el fabricante de los clavecines del Rey", título heredado de Christophe Chiquelier. El instrumento sonará por primera vez en público hoy a las 12:00 horas en el Museo Nacional de Arte, cuando la maestra interprete obras de Johann Sebastian Bach y Jacques Duphly.

En su época, el clavecín servía para todo, explica González: "Para acompañar al coro, para hacer tríos y cuartetos. Hasta la orquesta barroca, de 17 a 20 instrumentos, siempre llevaba un acompañamiento de clavecín. Por sus amplias posibilidades tímbricas y expresivas, los compositores de varios países de Europa de esa época escribieron música para el instrumento solo. Yo lo definiría como el abuelo del piano".

¿Qué puede decir del instrumento que va a estrenar?

Prácticamente toda mi vida la he dedicado a tocar el clavecín. La espineta en la que toco —que es un clavecín en pequeño— ha sido mi compañera de vida, pero ahora que, por fin, tengo un clavecín, estoy agradecida con el constructor, Alejandro Vélez Jiménez, y al universo, a todo. En la situación en que vivimos, no solo en el país sino en todo el mundo, es un premio, un milagro, que uno pueda dedicarse a hacer lo que uno quiera y tener este instrumento maravilloso. ¡Es un regalo de los dioses olímpicos, de las estrellas!

¿Qué supone estrenarlo en público?

Es muy emocionante... Es una presión fuerte, pues aunque tengo muchos años de concertista, será un concierto especial: es la culminación de mi trayectoria. El concierto es una gran responsabilidad que vivo con gusto, con alegría y amorosamente.

¿Cómo eligió el repertorio?

El 12 de enero pasado se celebraron los 300 años del nacimiento de Jacques Duphly, quien forma parte de los compositores que son un parteaguas entre la música clásica rococó y lo que viene después, el clasicismo. Además de obras de Duphly, como La de la Tour, La du Buq, La de Sartine y Allemande, elegí la Fantasía cromática y fuga en re menor BWV 903, de Bach, porque nació el 21 de marzo de 1685, hace 330 años. Este instrumento se presta totalmente para esta música, lo mismo que el museo.

¿Cómo definiría las cualidades sonoras del clavecín?

Tiene la posibilidad de ser muy expresivo. A veces uno dice: qué dulce, qué bonito suena... Pues sí, es dulce y bonito, pero por la manera en que produce el sonido antes se definía como un instrumento que hiere la cuerda. Y así es:, es un sonido que hiere, que va directo al corazón. No nada más es bonito amorfo. Lo que me gusta es que me expresa, me hace sentir, me cambia, me transforma, me hace... no padecer, sino acomodar mis padecimientos. Las personas que lo escuchan llegan con el corazón abierto, porque quieren emocionarse, salir con el corazón tocado, como respirando algo diferente.

¿Y cómo la toca a usted la música?

Me pasa mucho con Bach y con otros compositores: al leer sus obras que voy a tocar en concierto pienso: "Después de haber oído esto ya me puedo morir". Como que le llega a uno la ola de un universo que estamos queriendo los seres humanos: de estar en paz, de vivir de una manera amorosa.

Modelo

Al explicar en qué consistió su trabajo, el laudero Alejandro Vélez Jiménez comenta que "muchos clavecines fueron quemados durante la Revolución Francesa, pero sobrevivieron bastantes. Estos instrumentos históricos se desarman, se copian sus medidas y, a partir de eso, se hacen réplicas, además de que se cuenta con mucha información recopilada por investigadores. El modelo de Pascal Taskin, que es el que he fabricado, ha sido uno de los más usados y más copiados a lo largo de la historia del regreso del clavecín."

Asimismo, refiere que "el que se haga música barroca con clavecín es muy importante. Cuando yo era joven, la oíamos con piano y de repente sonaba medio jazzística (lo que no quiere decir que no se pueda tocar en piano, Glenn Gould hizo cosas maravillosas).