AfroCuba de Matanzas difunde ritos ancestrales

En sus presentaciones incluye ritmos de procedencia africana, españoles y caribeños; se presentará el 2 de abril en México
El folclor nace de los estratos humildes, dice Francisco Zamora.
El folclor nace de los estratos humildes, dice Francisco Zamora. (Especial)

México

Desde que era pequeño en su natal Matanzas, Cuba, provincia que destaca por su herencia africana, Francisco Zamora disfrutaba el sonido de las percusiones, era su forma de jugar. “Era lo que escuchaba afuera de mi casa y con el tiempo, entre familiares y amigos, fui aprendiendo la rumba y el toque litúrgico de los tambores”, dice en entrevista el líder del grupo AfroCuba de Matanzas, que se presentará el 2 de abril en el Teatro de la Ciudad como parte del Festival del Centro Histórico.

En Matanzas había muchas ceremonias de santería, así como fiestas de la comunidad en
las que, dice Zamora, “a lo primero que se le echaba la mano era a la rumba y a las tumbadoras. Comencé a tocar en comparsas y en grupos que andaban por todo el barrio tocando estos ritmos que tienen que ver con la santería y la sociedad abakuá, con la rumba y el son montuno.”

Seguidores de distintas tradiciones religiosas afrocubanas, los integrantes de AfroCuba de Matanzas son percusionistas, bailarines y cantantes que trabajan con rigor y respeto. Sus presentaciones, que en ocasiones incluyen conferencias, tienen lugar en foros sociales, escuelas, hospitales y centros de trabajo, si bien su entorno natural son las casas particulares y los barrios.

La música que interpretan tiene distintas variantes, explica el líder del grupo fundado en 1957, que incluyen los ritmos de herencia africana, pero también española y caribeña. “Son muchos los toques que vienen de nuestros ancestros. Las tradiciones, que llegaron a Cuba de África, han sido transmitidas de padres a hijos durante siglos y las hemos mantenido hasta nuestros días.”

 ¿Han tocado en África?

Sí, nos hemos presentado en Congo, Mozambique y Angola. En todos estos sitios se quedaron muy asombrados al ver que sus toques, sus cantos y sus bailes tradicionales nosotros los manteníamos fielmente, o más fielmente, que ellos mismos. Hay una gran similitud en lo que ellos hacen y lo que nosotros tocamos, cantamos y bailamos, sobre todo en la cuestión rítmica.

¿En América Latina hay similitudes?

Hemos tocado en Puerto Rico y hemos visto similitudes en ritmos como la bomba, porque ahí entraron muchos africanos. Lo mismo sucede en Brasil y Uruguay, con el candombe. Igualmente Colombia tiene muchos antecedentes africanos.

¿Qué tanto se difunden en Cuba esta música y sus bailes?

En Cuba se le da mucha difusión, aunque hay otros países en que la música folclórica es vituperada y marginada. Sin embargo, en Cuba hay muchos programas para promover la rumba, porque se valora el hecho de que haya una cultura de nuestros ancestros. El folclor nace del pueblo, de los estratos humildes, y por eso fue rechazado por ciertos estratos de la sociedad, pero luego fue reivindicado porque forma parte de nuestras raíces.

¿Cómo difunden esta tradición?

Hacemos cursos de canto, percusión y baile. Quienes estén interesados en aprender deben tener bien claro los patrones rítmicos, como es la clave, eso es lo primero que hay que aprender, pues hay cosas que son muy complicadas de tocar. En Cuba hay muchas escuelas y festivales donde los grupos dan clases gratuitas a los niños, quienes cuando van creciendo ya llevan el ritmo en el cuerpo y la mente.

¿Cómo será su espectáculo?

Como no podemos llevar los instrumentos litúrgicos ( porque la carga sería mucha), vamos a representar con tumbadoras y tambores batá nuestra herencia ancestral a través de diversas religiones afrocubanas con cantos, bailes y percusiones.

 

AfroCuba de Matanzas se presentará el jueves 2 de abril en el Teatro de la Ciudad, Donceles 36, Centro Histórico, 20:30 horas.